Nacionales

Elecciones 2016 Naranjo: Álvaro Matamoros Alfaro, toda una vida de lucha dedicada a la clase trabajadora

Para estas elecciones el Partido de los Trabajadores tiene candidaturas a regidores y síndicos que defiendan a fondo los intereses de la clase trabajadora. Nuestra organización quiere con esto que los trabajadores tengamos representantes en la municipalidad que denuncien la corrupción, desarrollen proyectos a favor de la clase trabajadora, peleen en contra de los chorizos de concesión, a favor de un plan de obra pública para generar empleo y resolver los problemas en las comunidades. 

Presentamos orgullosamente la biografía y las palabras de Don Álvaro, un ejemplo de lucha y de compromiso, un compañero que en su vida no ha dejado de luchar por los derechos de su clase, la clase trabajadora.

“Queremos luchar por una municipalidad adonde sea la clase trabajadora la que decida y no los representantes de las grandes empresas que ni se preocupan por lo que nos pasa.

Desde nuestro partido queremos que el pueblo participe de la política todos los días, tomando decisiones, haciendo sentir sus necesidades y no solo votando un cheque en blanco que los partidos de los empresarios usan para jalar agua a su propio molino.

Luchamos por salarios dignos, por generación de empleo con un plan de obras públicas cobrando impuestos a los empresarios, por frenar el deterioro de la salud pública, por pensiones dignas.

No es posible que mientras un trabajador que produjo toda su vida como yo reciba una pensión de 100.000 colones al mes la alcaldesa gane unos 4.000.000 de colones cada mes.

La clase trabajadora necesita una opción propia, una opción que defienda a fondo nuestros intereses de clase, por encima de los intereses de los ricos que hoy gobiernan.”

Don Álvaro es un trabajador pensionado que vive en San Rafael (el Común) de Naranjo. Álvaro (también conocido como Álvaro Alfaro) nació en Quebrada Honda de Naranjo y desde los 9 años se ganó la vida como trabajador agrícola “de pala y machete” trabajando en la zona de Naranjo en las fincas cafetaleras.

En el año 64 se mudó con su familia a la zona de Agua Buena (Zona Sur) adonde trabajó en un beneficio cafetalero y conoció ahí el periódico Libertad y las luchas de la clase trabajadora. En este beneficio llegó a trabajar hasta 20 horas seguidas en durísimas condiciones.

Comenzó a trabajar en la Compañía Bananera en la zona sur (Fincas 60 y 61) como peón en la Palma Africana en la cual trabajó desde el año 68 hasta el año 78. En ese entonces comenzó a militar en Vanguardia Popular y se afilió al sindicato UTG (Unión de Trabajadores de Golfito) adonde fue dirigente sindical de la base de las fincas 60 y 61.

Durante este tiempo se dedicó a la defensa de los derechos de la clase trabajadora, participando como dirigente de base en las huelgas bananeras del 71 y 74, enfrentando como miles de trabajadores la represión, las amenazas de despido y los ataques contra sus derechos por parte de la empresa y el gobierno, a pesar del peligro de perder el trabajo teniendo que mantener 8 hijos.

“En ese entonces luchamos por el seguro familiar ya que solo aseguraban al trabajador teniendo que pagar la salud de la familia, además de luchar por salarios decentes en la palma africana adonde trabajábamos a destajo y con salarios que no alcanzaban”

Se trasladó a Naranjo y posteriormente consiguió una parcela en Guatuso adonde se dedicó a sembrar durante 8 años. Fue cofundador de la Unión Campesina de Guatuso (UCADEGUA) con Wilson Campos siendo participante de las huelgas del maiz en 1987 que terminaron en la ocupación de la Catedral por parte de campesinos de la zona sur, atlántica y zona norte, ante la apertura del mercado al maíz importado de EEUU, que produjo la quiebra de miles de campesinos.

En este tiempo se llevó la lucha de los campesinos por la repartición de las tierras de Costa Ana usurpadas por John Hull en las que fue participante como parte de UCADEGUA.

En su regreso a Naranjo ha sido parte de la Asociación de Desarrollo de San Rafaél, la Junta de Salud, y parte de quienes lucharon en contra de los aumentos a los pasajes de bus. Don Álvaro es un compañero que ha luchado toda su vida por la unidad de la clase trabajadora, combatiendo la xenofobia y apoyando la organización también de la clase trabajadora nicaragüense.

Desde el 2014 se unió al Partido de los Trabajadores encontrando en esta organización una forma de continuar la lucha que ha dado durante toda su vida. Ha sido participante activo del Partido de los Trabajadores en Naranjo siendo un ejemplo de lucha hasta el día de hoy, no dejando de luchar por sus hermanos de la clase trabajadora un solo día.