Nacionales

Contra la reforma al IVM

La clase trabajadora en el país viene enfrentando cada vez más ataques de parte del Gobierno y otras instituciones del Estado. Ya se aprobó un combo fiscal que encareció la vida y significó el empobrecimiento de la población. A eso se le suma el proyecto de Ley de Empleo Público que ataca a los trabajadores de ese sector. Ahora son las pensiones las que están en la mira.

¿Qué pretenden?

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) discute una reforma al régimen de pensiones por Invalidez, Vejez o Muerte (IVM). Con esta) la CCSS pretende darle un aire al sistema de pensiones. Los principales cambios que se han dado a conocer son: fijar la pensión en 65 años, sin posibilidad del retiro adelantado. Por otro lado, se cambia la forma en que se calcula la pensión, aumentando las contribuciones, pero se disminuye el monto de las pensiones.

Como es usual estas discusiones que van a afectar a toda la clase trabajadora, son tomadas a la carrera por un pequeño grupo de dirigentes de la caja. Ante esta antidemocrática decisión la Defensoría de los Habitantes se manifestó por que se diera un proceso de consulta popular y las propuestas de reforma se hagan públicas. Aún así el tiempo es poco, las autoridades de la caja pretenden tomar una decisión en los próximos dos meses.

Trabajar hasta una vejez de pobreza

Esta reforma viene a afectar a la clase trabajadora del país, (alrededor de un millón y medio de personas son parte de este régimen). Tras de que el IVM ya presenta una pensión insuficiente para las personas que la reciben, estos cambios vendrán a hacer que las personas deban trabajar más años antes de pensionarse y que la pensión que recibirán no sea suficiente para garantizar todas sus necesidades. Especialmente representa un retroceso para las mujeres, que hoy tienen el derecho a retirarse antes y lo perderán.

Además, no es un derecho al alcance de todos. Los grandes porcentajes de desempleo, informalidad y subempleo indican que hay un importante sector de la población que no está aportando cuotas. El régimen de IVM necesita una reforma, pero una que mejore la pensión que reciben cientos de miles de personas y garantice una vejez digna.

La pensión y la misma CCSS son una conquista del pueblo, obtenida mediante luchas. Es un derecho, es lo justo después de toda una vida de trabajo. Para las autoridades de la CCSS no hay problema en que la gente deba trabajar cada vez más para acceder a este derecho. Esta reforma beneficia al sector empresarial, ya que no pone sobre la mesa la necesidad de cobrar a los grandes deudores de la caja, incluyendo el mismo gobierno central. Tampoco plantea aumentar las cuotas patronales.

Un fortalecimiento real del IVM pasa por poner en regla a todas las empresas que no reportan a sus trabajadores o que adeudan plata al seguro social. Acabar con el desempleo y la informalidad, aumentar la cantidad de personas que aportan a este fondo solidario.

Desde el Partido de los Trabajadores nos oponemos a la reforma al IVM, creemos que sólo vendrá a aumentar la miseria y pobreza. Nos sumamos al llamado a enfrentar este ataque en las calles. Que no se metan con la pensión de un millón y medio de personas, por el derecho a una vejez digna.