Internacionales Nacionales

¡Derrotamos a Kast en las urnas! ¿Qué podemos esperar del gobierno de Boric?

Reproducimos un extracto de la posición del Movimiento Internacional de los Trabajadores (MIT) de Chile ante las elecciones. Puede leer el artículo completo en: www.vozdelostrabajadores.cl

 

Muchos trabajadores y trabajadoras, jóvenes y luchadores/as sociales respiraron aliviados con el resultado de la segunda vuelta. La derrota de Kast (44,13%) significa un aliento para los millones que hemos salido a las calles. Por otro lado, la contundente victoria de Gabriel Boric, con más de 4,6 millón de votos (55,87%), es una consecuencia de más de 10 años de luchas de los movimientos sociales y de la revolución que se inició el 18 de octubre de 2019.

La trayectoria de Boric, de líder estudiantil en las protestas de 2011 a presidente de la República, demuestra el tortuoso camino de luchas sociales que estallaron con los pingüinos (2006) y siguieron con los jóvenes universitarios (2011), las luchas de las mujeres (2018), de la clase trabajadora por sus pensiones, derechos laborales y las revueltas de Punta Arenas, Aysén, Freirina y Chiloé.

El “estallido social” de 2019 significó un salto en esas luchas y amenazó a todo el régimen político. Los partidos que gobernaron los últimos 30 años fueron duramente castigados y agonizan, aunque todavía tienen un peso importante, principalmente en el reducto más reaccionario del poder, el Congreso Nacional. El Frente Amplio y el PC sobrevivieron al estallido y han sido fundamentales, hasta ahora, para canalizar la enorme crisis social hacia una salida “pacífica” e “institucional”. Ahora el pueblo los llevó al poder y esperará importantes cambios sociales.

¿Podrá Boric y su coalición responder a las demandas sociales y cambiar la realidad del país?

La estrategia principal del Frente Amplio/Apruebo Dignidad es buscar realizar algunas reformas de forma pacífica y gradual, sin “asustar” a los inversionistas. Quieren convencer a los dueños del país a dar “los anillos” para no perder “los dedos”. Saben que para cerrar el proceso que se inició el 18 de octubre deben buscar realizar algunas reformas para que el país no vuelva a estallar.

Las reformas que propone el Frente Amplio son bastante limitadas, aunque haya grandes expectativas en ellas, debido a las precarias condiciones de vida de la mayoría de las familias trabajadoras. Su propuesta de aumentar las pensiones a un mínimo de 250 mil pesos es una muestra de ello. Nadie puede vivir con 250 mil pesos, pero seguramente 250 mil es mejor de lo que existe hoy. La misma lógica se aplicará en todo.

El único factor que puede ser decisivo para que esa ecuación no termine mal es el movimiento de masas. Si las masas trabajadoras y la juventud vuelven a salir a las calles y presionar, el gobierno y el gran empresariado serán obligados a ir más allá de sus planes.

El problema de fondo: el capitalismo imperialista

Boric promete mejorar la vida del pueblo haciendo reformas que repartan mejor la riqueza acumulada por el gran empresariado. Sin embargo, sus propuestas no tocan la raíz de los problemas. La raíz de los problemas es la gran propiedad privada y la subordinación de nuestro país a las relaciones capitalistas internacionales. Chile es un gran productor y exportador de cobre, frutas, celulosas y pescados. Ese modelo, llamado por muchos de “extractivista”, tiene enormes consecuencias sociales (bajos sueldos, empleos precarios, falta de desarrollo tecnológico y científico) y medioambientales (destrucción de ecosistemas, sequía generada por el monocultivo y la gran minería, etc.). El modelo capitalista chileno beneficia a los dueños de las grandes empresas mineras, salmoneras, forestales, importadoras y exportadoras, Bancos y AFPs. Sin tocar la gran propiedad privada y ponerla al servicio de la población es imposible solucionar los problemas que tenemos. Podemos poner parches, pero esos parches no sanarán las heridas, que son mucho más profundas.

Por eso, no tenemos dudas que los problemas estructurales del país no serán solucionados por el gobierno de Boric.

¡Es hora de acabar con el saqueo!

La derrota de Kast y consecuente victoria de Boric es una victoria distorsionada del movimiento de masas. Si el gobierno de Boric/PC quiere llevar adelante un gran cambio social, debe cuestionar las bases del capitalismo chileno e impulsar la organización y movilización permanente de la clase trabajadora y el pueblo.

Para ir en ese sentido, el gobierno debe:

1) Desmilitarizar inmediatamente el Wallmapu e iniciar un proceso de devolución de las tierras ancestrales al pueblo mapuche

2) Garantizar el juicio y castigo a Piñera y a los responsables políticos y militares de la represión al pueblo. Iniciar una reparación a todos los afectados por la represión estatal.

3) Amnistiar a todos los presos políticos chilenos y mapuche, demostrando que está al lado del pueblo y no de los que han saqueado el país en los últimos 50 años

4) Iniciar la revisión de todos los Tratados de Libre Comercio que atentan contra la soberanía de los pueblos de Chile

5) Acabar con las amarras de la Convención Constitucional para que la Convención pueda tomar las medidas que el pueblo necesita de forma inmediata

6) Implementar de inmediato el fin de las AFPs y un aumento general de sueldos y pensiones

7) Recuperar las empresas privatizadas durante la dictadura y democracia, empezando por la Gran Minería del Cobre y Litio

Si el gobierno toma esas medidas, no tenemos dudas que el pueblo lo defenderá de todos los ataques del gran empresariado. Si Boric no avanza rápidamente en ese sentido, empezará a ser cuestionado por el movimiento de masas y podrá generar grandes desilusiones, que podrán abrir el camino a la extrema derecha.