Nacionales

Gobierno apuesta atacar empleo público “por partes” ante fracaso del proyecto 19.506

San José, 5 mar (SocialismoHoy.com)* – El proyecto 19.506, que pretendía eliminar conquistas salariales de empleados públicos, fue retirado en la Asamblea Legislativa. No le duró mucho la celebración a las cúpulas sindicales que veían en esta acción una victoria, puesto que ya se encuentran en debate los siguientes proyectos que igual atacan los salarios de los empleados estatales.

1) Ley de Responsabilidad Fiscal (19.952): es un grupo de nueve proyectos que, con el pretexto de frenar el gasto, recortarán más presupuesto y pluses en caso de que la economía no crezca o no se reduzca la deuda pública al ritmo que los organismos financieros imperialistas exijan.

Buscar reducir los aumentos al salario y a las pensiones en caso de que el costo de la vida suba. Es decir, si el precio de la canasta básica o el agua y la luz aumentan (como ha pasado en los últimos años), los salarios y las pensiones van a seguir igual, con lo cual se fomentará la pobreza y la desigualdad salarial.

2) Ley para el buen desempeño de los funcionarios. Este proyecto es igual o peor que lo que planteaba el 19.506 porque propone que mientras no se tenga un mecanismo de evaluación del desempeño, se congelará el pago de anualidades. Esto se da porque el proyecto simple y sencillamente elimina el artículo 5 de la Ley de Salarios, que justamente contempla el pago de dicho incentivo.

3) Ley para fijar topes salariales (19.156 del FA y 19.883 del PUSC): aquí todos los partidos políticos están promoviendo, en los hechos, más congelamiento salarial que, con el pretexto de frenar los aumentazos de los altos ejecutivos del Estado, recaerá sobre la enorme masa trabajadora que hoy ve como la plata no le alcanza para nada.

Estas medidas se suman al congelamiento salarial, la reducción de las convenciones colectivas que están siendo negociadas a la baja o los recortes presupuestarios a la salud y la educación. Todas estas son iniciativas implementadas por este gobierno para hacer que el déficit fiscal lo paguen los trabajadores.

Podemos ver entonces que, lejos de ser una victoria, el retiro del proyecto 19.506 logró profundizar la división en el movimiento sindical. Prueba de ello fue la posición rompehuelgas y desmovilizadora de la dirección de la APSE, que ni siquiera apoyó el llamado que hicieron otros sindicatos para ir a huelga en febrero.

También fortaleció la estrategia conciliadora que han desarrollado el Frente Amplio, el PAC y las dirigencias sindicales de APSE, Patria Justa y BUSSCO; empeñados en decir que la estrategia para contener los ataques son las mesas de diálogo o el lobby parlamentario.

Desde el Partido de los Trabajadores creemos que solo la huelga general desde las bases puede derrotar esta política de ataques al salario que sigue viento en popa. Denunciamos la concertación como el mecanismo del gobierno, los partidos del régimen y la burguesía para imponer sus intereses y empobrecer más al pueblo.

Es necesario impulsar una respuesta popular, un movimiento unitario que rompa con el juego de “la concertación” y realice un plan escalonado de movilizaciones que avancen hacia una huelga general, uniendo a los trabajadores públicos y privados en esta lucha.

*Este artículo fue impreso en la edición N° 81 de “Socialismo Hoy”