Nacionales

Gobierno quiere revivir pesca de arrastre pese a cuestionamientos

Pescadores apenas subsisten en veda

Puntarenas, 5 ago (SocialismoHoy.com) – El 31 de julio finaliza la “veda pesquera” que aplica en las zonas costeras del Pacífico Central y Norte hasta el Golfo de Nicoya desde el mes de mayo; al mismo tiempo se encuentra en discusión el proyecto de ley para regular la pesca de arrastre.

El subsidio de veda que no alcanza

La veda consiste en un período durante el cual los pescadores artesanales detienen sus actividades por completo, según lo establece la Ley de Pesca y Acuicultura 8436 que rige desde el año 2005, con la finalidad de preservar el recurso marino y regular su explotación.

El Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA), de la mano con el IMAS son los encargados de otorgar la subvención a los pescadores afectados por la veda: 145 000 colones mensuales. Esta subvención no alcanza para que las familias trabajadoras que dependen de la pesca puedan sobrevivir.

“Sobrevivir a punta de la pesca normalmente no es fácil, pero con la veda es casi imposible. Nadie sabe cómo se les ocurre que uno va a mantener una familia durante tres meses recibiendo esa cantidad”, comenta Jonathan Salas, un pescador de Costa de Pájaros.

Una ley de arrastre hecha para las grandes empresas 

Desde Costa de Pájaros

“Los trabajadores de la pesca nos tenemos que organizar cada vez más para repeler este ataque directo por parte del gobierno, que está del lado de los empresarios y sus intereses, lo que significa automáticamente estar en contra de los pescadores artesanales.”

– Freddy Rodríguez, SIPACAAP

Por si fuera poco, actualmente se discute el proyecto de ley 19 838 que busca resucitar la pesca de arrastre, especialmente de camarón. Esta había sido prohibida en el 2013 por la Sala IV al considerarse insostenible a nivel ambiental.

El INCOPESCA y el Poder Ejecutivo formularon el proyecto y siguen defendiendo otorgar licencias para arrastre, aunque hay muchos cuestionamientos por parte de técnicos, especialistas y las organizaciones de pescadores artesanales.

Para los pescadores esta es una gran amenaza, según Freddy Rodríguez, dirigente del Sindicato Industrial de Pescadores Artesanales, Criadores Acuícolas y Anexos de Puntarenas (SIPACAAP) y militante del Partido de los Trabajadores, esta situación es una disputa directa entre el sustento de 15 000 familias contra los menos de 300 beneficiados con la pesca de arrastre a manos de las mega empresas, además del impacto ambiental.

Rodríguez denunció que INCOPESCA incluso utiliza las capacitaciones a pescadores para promover el apoyo al proyecto. El gobierno se ha mostrado más interesado en impulsar el proyecto de las licencias de arrastre que en garantizar la sobrevivencia de las familias de pescadores artesanales.