Elecciones

Greivis González: «Hay que unir a los sectores oprimidos para luchar contra el capitalismo»

El candidato a la segunda vicepresidencia por el Partido de los Trabajadores es un luchador por los derechos de los sectores LGBTI, por eso plantea con propiedad un hecho fundamental durante el escenario político de los últimos 4 años: las políticas del gobierno Carlos Alvarado implicaron un retroceso para este sector de la población, y aunque el movimiento conquistó el matrimonio igualitario, considera que se debe seguir luchando sin confiar en este ni en ningún gobierno capitalista.

González, profesor de Ciencias en la Unidad Pedagógica José Fidel Tristán de Paseo Colón, es también un referente en las luchas del magisterio y el sector público.  Dentro de APSE participa de A Luchar, corriente de oposición dentro del sindicato que abriga como bandera la construcción de una dirección combativa.

Para González, hablar de su recorrido como dirigente y luchador implica trasladarse de inmediato al 3 de octubre de 2018 en Puerto Caldera, Puntarenas. Recuerda aquella tarde del arresto y del gas lacrimógeno que lo envolvió a él y a decenas de personas trabajadoras que protestaban contra el combo fiscal; después, la noche en las celdas de la policía y su posterior liberación gracias a la solidaridad de quienes luchan.

Este episodio emerge como un doloroso recordatorio de cómo el gobierno y los cuerpos policiales criminalizan la protesta, pero también como una señal de que se transita por el sendero de la lucha como motor de las transformaciones en favor del pueblo trabajador.

Coméntenos un poco acerca de su vida personal…

Tengo 44 años, nací en Puntarenas, mi familia es porteña, aunque fui criado en Alajuela; actualmente vivo en San José. Estudié enseñanza de las ciencias y llevo casi 20 de trabajar para el Ministerio de Educación Pública; en 2022 cumplo 10 años de militar con el partido.

¿Cómo se da su proceso de vinculación con el Partido de los Trabajadores?

Fue a través de una amiga, y por medio de ella accedí a publicaciones, pronunciamientos, distintos materiales. Pero fue en una asamblea de presidentes de base de APSE donde conocí a un militante que estaba vendiendo el periódico. Con él tengo las primeras reuniones y conozco a los primeros compañeros del partido que ya estaban en APSE. Luego de muchas discusiones, de participar de distintas actividades y jornadas de protestas es que decido entrar a militar al partido un 12 de febrero de 2012.

¿Con cuál aspecto de la militancia siente especial identificación?

Formo parte el activismo de la comunidad LGBTI desde hace muchos años, y es aspecto muy importante de mi actividad del partido. Me involucré en varias luchas, entre ellas por el matrimonio igualitario, que es una conquista del movimiento, no es un regalo del gobierno.

De hecho, durante la pandemia este mandato hizo retroceder la situación de la clase trabajadora en su conjunto, y muy fuerte en los sectores oprimidos, por eso jamás podemos confiar en los gobiernos de la clase capitalista.

¿Cuáles son las propuestas del PT hacia los sectores LGBTI?

Queremos aprovechar la campaña para plantear los ejes de la población LGBTI que durante años hemos defendido en las diferentes luchas.

Creemos fundamental fomentar investigaciones LGTBI para conocer a fondo las consecuencias de la discriminación que vivimos. Luego tipificar verdaderamente crímenes de odio, mantener un registro y penalización de estos delitos debido a orientación sexual o identidad de género. Lucharemos por asistencia social para todas aquellas personas LGTBI que hayan huido de sus hogares por discriminación. También por una Ley Trans que contemple la rectificación registral para todas las identidades autopercibidas incluida la niñez; para que se garantice el acceso a la salud, tratamientos y cirugías; así como cupos laborales y de acceso a la educación superior para personas trans.

Vamos a esta campaña para dar a conocer estos y otros ejes, sin despertar ilusiones en esta falsa democracia. Como partido sabemos que, pasado este proceso, hay que seguir la lucha.

¿Cuál es esa perspectiva de lucha cotidiana del partido con el sector LGBTI y las opresiones?

Hoy por hoy, esa es la ventaja de estar en el partido, porque no decimos “ya se logró el matrimonio” y nos vamos para la casa.  Para nosotros se ve la necesidad de llevar las luchas de los sectores LGBTI más allá, de conectar las reivindicaciones con las del conjunto de la clase trabajadora. Es importante que el partido tome estas banderas de lucha, de las mujeres, de los pueblos originarios, de las personas con discapacidad, de todos los grupos oprimidos, porque a los ricos les sirve vernos divididos para mantener la opresión y explotación. Por eso, el partido deja clara la necesidad de unir a los sectores oprimidos para luchar contra el capitalismo.

Sabemos también de su activismo en el magisterio…

Yo siempre participaba en las huelgas, aunque en un principio no estaba sindicalizado. Yo siempre tenía claro apoyar los movimientos y aún más cuando ingresé a APSE. Ya dentro del partido uno siente un impulso para incursionar en las actividades sindicales.  Entre ellas asumí el rol de coordinador de la regional a la que pertenezco y presidente de base de la Unidad Pedagógica José Fidel Tristán hasta la fecha.

El apoyo que da el partido a sus militantes es fundamental, todo eso se amplía, y tiene uno mayor posibilidad de vivir esa experiencia de lucha en todos los niveles. Uno va adquiriendo conciencia, se tiene un concepto más claro de por qué se lucha, uno de esos conceptos es que el partido considera fundamental que existan sindicatos al servicio de las luchas y donde las bases participen de lleno.

¿Cómo caracteriza su activismo dentro de APSE?

Mis compañeros y yo somos combativos. Ya estando uno a lo interno del sindicato y de participar en luchas durante muchos años se ve la necesidad de construir una organización combativa, de luchar contra la burocracia, contra esta dirigencia que más bien da la espalda a las bases. Como parte de eso junto con varios compañeros ayudé a crear y formar la tendencia A Luchar, que ha dado bastantes pasos para consolidación; uno de los más importantes lo dimos en las pasadas elecciones donde tuvimos una alta votación y logramos a tener un puesto a la directiva nacional para el próximo periodo, que desde ya está ese puesto al servicio de las luchas del sector y de denunciar a la burocracia.

En su trayectoria como luchador ¿Cuál fue el movimiento que más recuerda?

La lucha contra el combo fiscal en 2018. Fue una huelga histórica, significativa y la más larga. Aunque se impuso el plan fiscal, nos queda la lección de que si nos manteníamos en las calles lo podíamos ganar y evitar el deterioro que estamos viviendo ahora con los impuestos y los recortes por la regla fiscal. Como parte de esa lucha recuerdo muy bien la jornada del 3 de octubre en Puntarenas.

¿Qué pasó ese día?

En aquel momento un compañero nos pide acompañamiento en Puntarenas, un grupo fuimos a apoyar, antes había estado reprimida la huelga y ese día también. Hubo represión brutal, muchas personas salieron golpeadas, nos tiraron gases lacrimógenos. Era el pueblo en la calle, jóvenes, mujeres, adultos mayores, era la gente ejerciendo su derecho a la protesta.  En mi caso fui de los detenidos, junto con 18 otros compañeros, eso implicó que me abrieran un proceso judicial. Por suerte con la solidaridad del partido y el movimiento social salimos libres.

¿Qué conclusión saca de esa experiencia?

Fue una enorme experiencia que me da más ánimo y fuerza para poder denunciar la actitud del gobierno que persigue a todos los luchadores sociales. Lo que sucedió ese día sigue aconteciendo aquí y en Cuba, Nicaragua, Colombia, Chile; en todo el mundo sufrimos una dura represión; de ahí que con orgullo defendemos las banderas de lucha por las libertades, con la claridad de que el camino para gozar de plenos derechos es conducir la lucha hacia la derrota del capitalismo en todo el mundo. Nuestro proyecto está al servicio de esa tarea.