Cultural

Iron Maiden en Centroamérica: heavy metal para luchar

“El heavy metal es resistencia, el rock es para luchar”

por Alejandro Cedeño

Mucho se ha hablado de la venida de Iron Maiden a El Salvador y a Costa Rica con su “THE BOOK OF SOULS WORLD TOUR”.

Los medios de comunicación al servicio de los grandes empresarios, la iglesia, entre otros, han manejado un discurso de “satanización” del heavy metal, de igual forma lo han hecho con sus seguidores (de los cuales me incluyo), muchos de estos haciendo fila desde días antes (tachándolos de vagos), endeudándose para poder asistir al concierto de sus vidas, con una banda que los representa, que los ayuda a canalizar su ira, su rabia ante la sociedad capitalista desigual y excluyente.

Y qué más icónico, que una banda que durante toda su trayectoria, ha sido víctima de esa “satanización” por su arte, y ha sido víctima de la censura.

Pero lo interesante a analizar, es que no ha sido censurada sólo por ese “satanismo”, sino también por el papel político que jugó en los años 80, en la época de la ya fallecida ministra británica Margaret Thatcher.

El contexto histórico donde se fundó la banda

Se fundó en 1977 y publicó su primer disco en 1980, titulado precisamente Iron Maiden.

Esta banda surge en un contexto de grandes ataques a la clase trabajadora mundial, en el marco de una gran crisis económica, además, también estaba el factor de la primera derrota militar de los Estados Unidos en Vietnam, producto de esto, el imperialismo mundial se veía sumamente debilitado, evitando poder realizar nuevas agresiones militares en el mundo.

El heavy metal como movimiento contracultural

El género musical del grupo, se le ha etiquetado como heavy metal, género controversial históricamente, por precisamente ser catalogada como un motor que atenta contra el orden establecido y la banda Iron Maiden ha sido tachado por ello.

Sin embargo, se debe de tener claro, que así como hay bandas contestarias en el género como Iron Maiden, Sepultura, entre otras, también las hay, con letras y contenido machista, o bien racistas, xenofóbicas como por ejemplo el caso del pionero del black metal noruego Varg Vikernes.[1]

Esto tiene un trasfondo político, en el sentido primero del rock, como un movimiento de resistencia, de denuncia, y segundo, el rol político de la banda, en la Gran Bretaña de la ministra Thatcher:

“Con la herencia del blues, jazz, punk y rock, las primeras letras del metal criticaron estereotipos sociales y reflejaron los problemas y demandas sociales, explicó Javier Rodríguez Medina, de Difusión Cultural de la Facultad de Antropología de la UAEM. Es importante entender que todo esto siempre iba de la mano de las situaciones sociales y políticas de los países. El rock toca fuertemente como la crítica a todo lo estereotipado de corbata y demás de la cultura clásica, alta”[2].

Iron Maiden, no era ajeno a esto como ya lo venimos alertando. A continuación vamos a analizar, la carátula de la portada del single “Sanctuary” de 1980:

IRON-MAIDEN-Sanctuary

Para esa época, Margaret Thatcher, junto al presidente estadounidense Reagan y el Papa Juan Pablo II, eran personajes clave “que actuaron como los jefes de un verdadero frente contrarrevolucionario mundial, responsable de orquestar una política para responder a la crisis del capitalismo y derrotar la oleada revolucionaria que recorría el mundo”[3].

La portada de este sencillo muestra a Eddie su mascota, apuñalando a Margaret Thatcher, esto forma parte de una crítica política a la invasión de las Malvinas, de hecho, por este motivo, la banda fue censurada en Gran Bretaña, durante la coyuntura de ese envío de tropas. Posteriormente la banda, lanza una nueva portada criticando a la ministra por ese mismo tema, en el single “Women in Uniform”[4].

Con esto, se da un ejemplo del papel político que juega el heavy metal, denunciando los males de la sociedad, causada por el capitalismo y los políticos enemigos de la clase trabajadora mundial.

El problema del acceso a la cultura

Hoy en día, tanto en nuestro país como en El Salvador (aún con su gobierno de frente popular), venimos sintiendo los ataques que sus gobiernos realizan a los trabajadores del sector público y privado por igual; lo que repercute en el costo de la vida.

Los bajos salarios impiden que los trabajadores, podamos tener acceso a eventos culturales como lo son estos conciertos. A la gran mayoría de los trabajadores se les hace imposible poder asistir, ya que las grandes compañías de música así como las productoras que traen este tipo de eventos, ponen las entradas a precios sumamente elevados.

El gobierno debe de regular la producción de eventos culturales, a fin de poder realizar conciertos y que la gente pueda disfrutar gratuitamente.

De fondo, esto responde a que hay un problema en el cómo los gobiernos están restringiendo el acceso al arte y la cultura, limitando estos espacios y actividades.

Los trabajadores laboran más de ocho horas diarias, lo cual impide que tengan tiempo de esparcimiento para practicar o disfrutar de actividades que incluyan música, pintura, deporte, cine, entre otros.

Incluso durante el actual gobierno “progre” de Luis Guillermo Solís, podemos recordar el terrible fracaso del FIA. Este Festival ha sido durante años un espacio donde tanto artistas nacionales como internacionales mostraban sus obras a gran cantidad de gente, de forma gratuita.

El gobierno debe de retomar una política de garantizar el acceso a cultura a los trabajadores, que podamos disfrutar gratuitamente, para ello, se le debe de cobrar impuestos a los grandes empresarios, para que estos sean utilizados en construcción y fomento de espacios donde los trabajadores tengan posibilidad de recrearse, de pintar, de escribir, de ver teatro, cine.

A modo de conclusión, para la comunidad “metalera”, este tipo de bandas con su gran legado, nos representan tanto a nosotros, porque de una u otra forma, hacen conocidas de forma masiva nuestras realidades, nuestras preocupaciones, nuestras críticas.

El heavy metal es resistencia, el rock es para luchar.

—-

[1]    Músico noruego. Condenado a prisión por asesinato de un miembro de la banda Mayhem en 1993. Son claras sus posturas de ultraderecha, en el marco del ascenso de esta en el continente europeo. Incluso fue uno de los receptores del Manifiesto del causante de la matanza de Utoya Anders Breivik.

[2]    https://criterionoticias.wordpress.com/2015/06/03/movimiento-contracultural-basado-en-ideas-socialistas-el-metal-un-estilo-de-vida/

[3]    http://litci.org/es/archive/murio-margaret-thatcher/

[4]    http://www.diarioregistrado.com/no-se/cuando-iron-maiden-asesino-a-margaret-thatcher_a5660c67ba424ffcb0aa1ffed