Nacionales

Nada que celebrar en la convención del PLN

El pasado domingo 6 de junio se realizó la convención interna del Partido Liberación Nacional para elegir a su candidato presidencial y conformar sus estructuras distritales. De acuerdo con los datos del propio partido participaron cerca de 400 mil personas, resultando ganador el expresidente José María Figueres Olsen (1994-1998) con 150 mil votos aproximadamente (36,9% de los votos emitidos).

Figueres y el propio partido celebraron la convención como una victoria contundente, no obstante, el proceso mismo está lejos de superar la crisis que arrastra dicho partido y que mantiene cuesta arriba las posibilidades de ganar la próxima carrera presidencial. El porcentaje de votación obtenido por Figueres fue el más bajo en la historia de un candidato presidencial de ese partido y sus votos no representan ni el 4% del padrón electoral nacional, su propia elección abre una gran incertidumbre sobre las posibilidades del PLN de ser gobierno nuevamente.

Una falsa campaña “democrática” para votar en la convención

Es importante señalar que los grandes medios de comunicación orquestaron una gran campaña para llamar a participar de la convención interna, insistiendo en un supuesto deber democrático y un falso fervor cívico. Nosotros, a diferencia de esas posiciones no creemos que votar en la convención de dicho partido tuviese nada que ver con un deber ciudadano o con una afirmación de la democracia; llamar a votar en dicha convención significaba dar respaldo político a uno de los grandes responsables de los graves problemas que vive el país, el llamado a votar en las internas no era más que un intento descarado por fortalecer a un partido corrupto y enemigo del pueblo.

Esta campaña de los grandes medios estuvo atravesada por un esfuerzo de polarizar la elección entre el “figuerismo” y el voto “antifigueres”, con lo cual se pretendía aumentar la participación de votantes en las internas en medio de la incertidumbre por la pandemia. Los debates de los grandes medios, toda la cobertura de sus candidatos y del proceso mismo sumó  batallo con todo por mantener una alta votación que pese a ellos  no termina por resolver la crisis y la encubre con unos resultados a penas por debajo de los 431 mil votos de la convención interna del 2017.

La principal fortalece se mantiene en las estructuras distritales de un partido en crisis

Con cinco candidaturas disputando la votación, con un candidato muy cuestionado encabezando las encuestas y que finalmente resulto vencedor en la elección interna, las principales fuerzas de arrastre electoral fueron los miles de estructuras distritales que aún se organizan en torno al partido. Según datos de Tribunal Interno para la convención se inscribieron 1707 papeletas distritales y un total de 19900 candidaturas (entre distritales y de otros movimientos); es decir, con 20 personas que hayan llevado a votar cada uno de esos candidatos se sacaban los 400 mil votos totales de la convención.

Ese arrastre distrital sigue siendo un tanque de oxigeno para un partido en crisis. Lamentablemente, pese a la ruptura con el PLN en las dos últimas votaciones nacionales no hay una ruptura con esas estructuras clientelares que aún subsistente en cada distrito del país y que aún mantienen con vida al partido.

Esas fuerzas distritales que son determinantes en las elecciones internas y en los procesos electorales municipales eso sí han ido perdiendo fuerza como caudal electoral en las elecciones presidenciales al realizarles estas  por separado de la elección de  Alcaldes, Regidores y síndicos de cada cantón. Este ha sido un problema en las dos últimas elecciones presidenciales del PLN{ donde sus candidatos no necesariamente mueven o reflejan los intereses locales de cada cantón ni son capaces de arrastrar esa maquinaria electoral para garantizar una elección presidencial.

EL PLN sigue siendo un partido corrupto hasta la médula

En estas elecciones intentaron presentar un nuevo PLN, nada más falso y descarado. Este es el mismo viejo partido de los escándalos de corrupción, de los alcaldes denunciados por diversos delitos, de los lideres vinculados al narcotráfico, el mismo que en los últimos treinta años se ha encargado de vender el país al mejor postor (ruta 27, crucitas, APM, TLC, entre otros).

El candidato que resultó electo refleja la esencia corrupta y desprestigiada de ese partido, del cual no podemos esperar nada más que nuevos ataques al pueblo y asaltos a los bienes públicos; al igual que hubiese sido con cualquiera de los cinco que resultara electo. Figueres la misma noche de su triunfo en las internas dejó claro que su absoluta prioridad es el acuerdo con el FMI y todos los ataques que dicho acuerdo representa.

Durante toda la campaña los precandidatos fueron incapaces de plantear salidas reales a los graves problemas de desempleo y miseria que viven amplios sectores de la población; sus propuestas estaban pensadas para congraciarse con los grandes ricos del país, con las cámaras empresariales y con las grandes empresas transnacionales. Por eso no había un candidato menos malo y tampoco hay nada que celebrar en la elección de Figueres.

Por una alternativa socialista ante la decadencia capitalista

En el país se vive una crisis en los aparatos de los grandes partidos políticos de los ricos como el PLN. De esos partidos solo deseamos que en el futuro cercano no quede piedra sobre piedra, que se hundan en su propia podredumbre y corrupción, y que sean superados por la fuerza del pueblo movilizado como ocurre en Chile o Colombia.

También se vive una profunda crisis económica frente a la cual es necesario levantar una alternativa socialista y de la clase trabajadora. De ningún partido como el PLN podemos esperar una solución real para la clase trabajadora, tampoco podemos confiar en que el voto o la elección de tal o cual candidato nos va a deparar un mejor futuro.

Es necesario denunciar el carácter corrupto de esos partidos, los intereses mezquinos que defienden y la gran miseria que le han traído al pueblo trabajador. Para oponernos a ellos es que construimos la opción socialista del PT  y desde la cual insistimos: ¡no vote por los partidos de los ricos, organícese y luche junto al Partido de los Trabajadores!