Nacionales

¡Ninguna confianza en el nuevo gobierno!

Foto tomada del Semanario Universidad con fines ilustrativos.

San José, abr 2018 (Socialismo Hoy) –  Carlos Alvarado resultó electo en segunda ronda en medio de una crisis de su proyecto partidario, con la menor votación en toda la historia de esa agrupación en la primera ronda y con serios cuestionamientos de corrupción al actual gobierno PAC.

Pese a resultar ganador, estas elecciones marcaron una crisis en su proyecto, la cual no es seguro que logren recomponer en corto tiempo y como mínimo ya les tocó pagar un alto precio: vieron reducida su cantidad de diputados a diez y entregaron por completo su programa y la mayor parte de su gabinete a figuras de otros partidos y de los grandes empresarios.

Para su triunfo fue determinante un total entreguismo a la agenda promovida por grandes intereses empresariales y a las demandas de las jerarquías eclesiásticas. La firma del llamado “Acuerdo Nacional” con Rodolfo Piza y cada uno de los puntos ahí contenidos reafirma que quien ganó la elección fue un conglomerado de intereses empresariales, quienes vieron  en última instancia a Carlos Alvarado como una carta más confiable ante un inestable gobierno de Fabricio Alvarado y su partido Restauración Nacional.

Desde ya aplican ataques contra los trabajadores

Durante las elecciones tanto el PAC como Restauración apoyaron un trámite rápido del proyecto de reforma fiscal que le pone un plazo de votación máximo al 30 de abril.  En él se incluye la transformación del Impuesto de Ventas a un Impuesto del Valor Agregado (IVA), el cual podría incluso subirse de 13 a 15 % y va a aumentar el costo de vida para la clase trabajadora al encarecer la compra de bienes y servicios.

Dentro del proyecto de ajuste fiscal se incluyen otras medidas como el recorte de derechos a empleados públicos, aumentar impuestos a los salarios, cobrar nuevos impuestos a cesantía y pensiones complementarias,  congelamiento del presupuesto público y la imposibilidad de aprobar nuevas leyes que no tengan el aval de la Contraloría de que cuentan con recursos. Con esto intentan que los trabajadores paguen por la crisis fiscal de los ricos.

El Frente Amplio dispuesto a gobernar con los grandes capitalistas

El Frente Amplio fue sin duda el más golpeado en esta elección: vio reducidos sus diputados de nueve a uno y obteniendo la peor votación presidencial de su historia. Durante la administración Solís fue pieza clave de la concertación que impulsó el gobierno para desmovilizar las luchas sociales.

En la segunda ronda llamaron a votar “contra el fundamentalismo” lo cual significaba darle un apoyo a Carlos Alvarado aunque no se atrevieran a decirlo. Su llamado a votar al PAC no es nuevo ya que en 2014 su entonces candidato José María Villalta llamó a votar “por la derecha que no roba” y cuyo gobierno terminó en el escándalo de corrupción del “cementazo”.

Recientemente anunciaron estar dispuestos a ser parte del gabinete junto a figuras como Edna Camacho o Rodolfo Méndez Mata, quienes en el pasado fueron fuertemente cuestionados por el fundador del FA José Merino.

El Frente Amplio está en una clara carrera a la derecha, su programa y su colaboración con el PAC nada tienen que ver con un proyecto de izquierda y ni siquiera con los propios orígenes del FA en tiempos de Merino.

Nosotros desde el PT queremos construir una verdadera izquierda revolucionaria, que apueste por construirse junto a la clase obrera y defienda un programa socialista que se oponga a los grandes intereses empresariales que nos tienen sumidos en esta crisis.

Un gabinete hecho a la medida de los grandes empresarios

Los anuncios de quienes serían parte del llamado Gobierno de Unidad Nacional  tienen en común representar a los grupos de pensamiento neoliberal y capitalista como la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde) y la Academia Centroamericana. Desde los años 80 muchos de estos nombres son los que realmente mandan en el país al margen del partido político en el poder. Representan a las grandes corporaciones, a los banqueros, empresas de zonas francas, a los de los organismos financieros mundiales, por tanto fueron piezas claves en la aplicación de los Programas de Ajuste Estructural, los Tratados de Libre Comercio y de toda la ofensiva privatizadora y empobrecedora que ha sufrido el pueblo trabajador.

Algunos de los nombres  nos anuncian cuatro años de duros ataques. Por eso nos parece fundamental tener la claro lo que representan cada uno.

Las piezas del gobierno de unidad nacional

André Garnier, Ministro de Coordinación y Enlace del Sector Privado
Nuevo Ministerio para garantizar una intervención directa del gran empresariado en Casa Presidencial.

Ligado a las Zonas Francas (La Lima, El Coyol, Parque Global), a Garnier & Garnier Desarrollos Inmobiliarios, a la industria hotelera detrás de la privatización del agua en Sardinal-Guanacaste, representante de Tiendas Benetton cuya marca ha sido cuestionada por violaciones laborales y ambientales.

Ligado a los banqueros como director del Banco del Comercio y de la Corporación BCT, este último principal financista de la reciente campaña electoral.

Pieza clave de la concesión de obra pública en el gobierno Rodríguez, como  primer secretario de Concesiones, desde donde impulsó el modelo privatizador de grandes obras como Ruta 27 y General Cañas.

Edna Camacho, Coordinadora del Equipo Económico
Viceministra de Egresos en la administración Rodríguez, cuyo gobierno impulsó la entrega del ICE con el llamado COMBO y fue denunciado por casos de corrupción.

Directora de Cinde e integrante de la Academia Centroamericana desde donde ha promovido ideas contra los trabajadores y los servicios públicos.

Dirigente del Sí al TLC a través del Grupo Por Costa rica, entidad desde donde se canalizaron recursos privados sin controles del TSE durante  la campaña del referéndum del TLC en 2007.

Alberto Franco, asesor económico
Miembro de la Academia de Centroamérica. Ex director del Banco Central de Costa Rica en los gobiernos de Calderón y Figueres (92-97), los cuales aplicaron duros ataques contra los trabajadores y planes privatizadores. Vinculado a Farmers Insurance Group (mega transnacional de seguros). Trabajó para organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), un organismo a cargo de impulsar políticas de privatización y recortes. Director de Financiera Miravalles.

Jorge Guardia, asesor económico
Laboró para el Fondo Monetario Internacional (FMI), uno de los órganos mundiales que defienden a las multinacionales y los gobiernos de las grandes potencias. Ex presidente del Banco Central en el gobierno de Calderón. Ideólogo del neoliberalismo en Costa Rica y responsable directo de muchas de las políticas que han empobrecido a miles de personas.
Rofolfo Méndez Mata, presentado como asesor en infraestructura
Ex diputado por el PUSC. Ex ministro de Obras Públicas, de la Presidencia  y de Hacienda durante las administraciones de Carazo Odio, Calderón Fournier y Rodríguez Echeverría.

Pieza clave del modelo de Concesión de Obra Pública, que ha significado entregar millonarios negocios a unas pocas empresas.  Desde su cargo fue cuestionado por favorecer con contratos a familiares como su primo hermano.

Amparo Pacheco
Viceministra de Comercio Exterior en el gobierno de Pacheco, cargo del que fue destituida por hacer presión por la aprobación rápida del TLC con Estados Unidos. Vinculada a la Promotora de Comercio Exterior durante el  gobierno Arias. Fue parte clave del equipo que llevó adelante la entrega de nuestro país con el TLC.

Adrián Torrealba
Redactó mociones de una diputada del PLN para reducir al mínimo penas por evasión y fraude fiscal. Abogado y socio de Facio y Cañas, bufete de abogados ligado a grandes empresarios y cuestionado por vínculos con los Papeles de Panamá, escándalo mundial de empresas y operaciones fantasma para evadir pagos de impuestos.