Mujeres

Susan Arias: “El estado debe garantizar que la maternidad no sea una limitante”

Susan Arias es una madre joven militante del Partido de los Trabajadores. Ella nos cuenta su experiencia en busca de trabajo como madre y estudiante.

Este mes decidimos realizar una campaña sobre los derechos de las madres y de las exigencias y luchas que debemos dar en torno a esto. Para finalizar queremos dar a conocer las historias de distintas madres de la clase trabajadora. En este caso se trata de Susan, una madre joven que tuvo que asumir su maternidad antes de acabar sus estudios. Ella, además, es militante de nuestro partido y demás esta decir que nos llenamos de orgullo de tener en nuestras filas, mujeres tan luchadoras como ella.

¿Cómo se ve limitado su proyecto de vida a partir de la maternidad?

Es muy difícil explicar de qué manera cambia la vida cuando se es madre… ya no se trata de una solamente, todo lo que se haga, lo que se planee, todo en la vida de ahí en adelante afectará positiva o negativamente también a los hijos, y esto trae consigo una serie de paradojas y dilemas que te desgastan emocionalmente, y que en serio pocas veces tienen solución en una sociedad como esta, donde no es tomada en cuenta sino más bien explotada toda la complejidad que significa ser mujer.

Maternidad no es sinónimo de mujer, es solo una parte (si se decide así)”

Maternidad no es sinónimo de mujer, es solo una parte (si se decide así), si una cumple al pie de la letra lo que la sociedad exige para ser una “buen mamá”, se debe de renunciar casi que por rebote al resto de proyectos que una tiene: independencia, trabajo, estudio, militancia, pareja, tiempo a solas. Toda la carga social alrededor de lo que significa ser una buena mamá es quizás una de las principales limitantes en el proyecto de vida, ninguna mamá quiere sentir que lo hace mal, pero toda mamá igual es mujer, y necesita espacio, tiempo y condiciones para lograr sus metas.

Cada quien tiene su proyecto de vida, en el mío el trabajar, desarrollarme profesionalmente en lo que me gusta es muy importante, siempre supe que no era fácil, pero definitivamente, el reto no es ni comparable cuando una es mamá y las circunstancias  te obligan a encargarte a tiempo completo del niño. La independencia económica, siempre he pensado que es clave para desarrollar un proyecto de vida, en la medida en que nadie te condiciona ni frena, y ha sido mi mayor “sueño” desde que recuerdo, especialmente por el simple hecho de ser mujer y probar que lo elijo, puedo y es mi derecho.

Desgraciadamente, todo en la sociedad está pensado para que te quedes en la casa cuidando niños, cuando una no cuenta con opciones para el cuido de los hijos simplemente no puede salir a trabajar, ni hay espacio para el desarrollo personal, una está dedicada totalmente a su hijo, con necesidades económicas y dependiente de alguien, por otro lado no es posible pagar a alguien para que cuide a los hijos sino encuentra un trabajo y reciba un buen salario… y el desempleo, los precarios salarios, el encarecimiento de la vida son “los” temas actualmente… no es posible pagar por el cuido, ni independizarse, ni tener una vida digna, y ¿el desarrollo profesional? Finalmente una opta por agarrar lo primero que encuentre, no queda más, y ni eso resulta suficiente.

Todo en la sociedad está pensado para que te quedes en la casa cuidando niños, cuando una no cuenta con opciones para el cuido de los hijos simplemente no puede salir a trabajar”…

Y ni qué hablar de la pareja, del tiempo para sí misma, de la militancia, todo eso pasa a segundo, tercer, cuarto… plano, o a veces solo se descartan del todo, sin importar cuan importante es también para una.

¿Cómo se ha visto afectado su estudio una vez que nació su bebé?

Ser mamá es un trabajo de 24 horas los 7 días a las semanas, el tiempo prácticamente no alcanza para nada más, en mi caso, lo único que me falta para terminar mi carrera es la tesis pero eso implica tiempo, reuniones, viajes, etc., con un niño que necesita que lo alimente, que lo cargue, que lo duerma, que juegue con él, que lo estimule, que establezca un vínculo afectivo, y cuanta cosa necesite, tener espacio para trabajar en la tesis es realmente difícil, por lo que el proceso ha avanzado mucho más lento de lo que ya deporsí es.

Para hacer tus cosas están (a veces) las noches o las madrugadas, pero después de pasar todo el día ocupándose del niño, que con costos se tiene 5 minutos, para bañarse (una aprende a bañarse en 5 minutos o menos), cualquier minuto en que el niño duerma, lo único que una quiere es descansar, esperando el momento en que nuevamente estará llorando porque me necesita. Esa media hora, o el tiempo que sea, lo que menos quiere una es estar frente a una computadora trabajando, porque si bien ese rato es el único que se tiene para ello, es el único también que se tiene para dormir, para ver una película, para comer tranquilamente o lo que sea que una quiera o necesite hacer.

Yo estudié en San Ramón, las reuniones, el lugar de intervención es allí, por lo que viajar es o debería ser constante, sin embargo, eso amerita gastos y varias horas, varias horas que alguien deberá cuidar al bebé, en mi caso, mi mamá me ayuda con eso, cuando le es posible, pero lo justo sería poder remunerar ese trabajo.

Si decido llevarlo… bueno son demasiadas cosas en las que una piensa, que si voy a aguantar cargarlo todo el día más la maleta que intenté hacer muy pequeña pero pesa más que el bebé, que si no encuentro un lugar en el bus, que si se le antoja mamar en un lugar o momento en que no puedo darle, que si llueve, que si le afecta el cambio de clima, cuando están más grandes la comida, los horarios, la rutina… son innmuerables cosas, que al final cuando una logró llegar a la reunión no tiene mucha mente para temas académicos.

¿Cómo le ha ido en la búsqueda de empleo?

Tengo lo que vamos de este año, de buscar trabajo y no he encontrado aún. ¿Razones? Muchas para una madre joven. En primera instancia, las opciones de empleo reales actualmente son muy limitadas, no es casualidad los altos índices de desempleo, “no hay trabajo” y para algunos el panorama nos resulta más difícil. La mayor limitante: “la inexperiencia”, y aquí sale a la luz la cruel trampa de este sistema ¿cómo tener experiencia si nadie te contrata porque no la tienes?.

Ante esto he intentado optar por otras opciones como pasantías, esto a manera de hacer la experiencia y sentir que estoy retomando mi carrera, sin embargo, nuevamente una se ve envuelta en un montón de dilemas que me tienen aún aquí esperando una oportunidad real. ¿Quién te cuida al niño mientras vas todos los días a trabajar para una empresa sin recibir un salario (pasantía) que no te permite ni pagar un cuidador, ni siquiera costear los pasajes del bus durante toda la semana?

Lo que significa para una mamá salir de la casa todos los días, levantarse dos horas antes de lo que normalmente te levantarías para dejar todo organizado, dejar al niño comido y dormido”

Sin mencionar, todo lo que significa para una mamá salir de la casa todos los días, levantarse dos horas antes de lo que normalmente te levantarías para dejar todo organizado, dejar al niño comido y dormido (si es que no se le ocurre no dormir o prenderse de una sin permitirle hacer nada, que la mayor parte del tiempo es así), además tomar un bus que durará el doble o triple del tiempo necesario por las grandes presas, el punto es que no importa cómo, debes llegar al lugar donde estás trabajando o regalando tu trabajo o a una entrevista o reunión, lo que sea, a tiempo y con buena disposición, a pesar de que mínimo una está muerta de hambre porque desayunó hace horas si es que pudo, con miles de preocupaciones en la cabeza, y al final del día volver a la casa a encargarse nuevamente de tu hijo, con todo el pesar de no poder dedicarle el tiempo que necesita.

Solo la idea de trabajar requiere que pongas sobre la mesa un montón de  aspectos de tus posibilidades económicas, como madre, emocionales, de tiempo… que en la mayoría de ocasiones solo te devuelven al lugar donde empezaste sin muchas oportunidades para incorporarse mínimamente al mercado laboral. Y con la enorme preocupación de que de alguna forma debes y deseas poder brindarle a tu hijo una buena calidad de vida, pero ¿cómo es posible?

¿Qué piensa de la opción de los centros de cuido? ¿Conoce usted alguno gratuito?

No, no conozco ninguno. Son super necesarios para que las mujeres madres puedan incorporarse y mantenerse en el mercado laboral, sin comprometer su sueldo pagando a centros que lucran con ello, creo que lo que he dicho anteriormente deja claro que, aunque no es la única, la mayor limitando que una tiene para todo es el del tema del cuido, este tipo de centros serían sin duda “la” oportunidad que necesitamos muchas madres para poder seguir con nuestras vidas y brindarle a nuestros hijos una mejor calidad de vida.

Sin embargo, estos centros de cuido deben garantizarle a las madres trabajadores que sus hijos estarán bien cuidados y sus necesidades atendidas, con personal y recursos adecuados para esto, no imagino cómo poder desempeñarse bien laboralmente si no se tiene la confianza de que los hijos están bien. Por eso, también considero, que los centros de cuido deberían existir en todos los lugares de trabajo, que además esto permitiría hacer efectivo el tiempo de lactancia.

¿Qué cree que es necesario para que usted pueda retomar sus proyectos: estudio, trabajo y la independencia económica suya y de su hijo?

Posibilidades reales de trabajo digno y con salarios que nos permitan cubrir nuestras necesidades como mujeres madres.

Horarios flexibles que nos permitan compartir con nuestros hijos y no dañar el vínculo afectivo que es tan importante para ambos.

Políticas sociales y laborales que reconozcan la corresponsabilidad en el cuido de los hijos, los padres deben contar con las condiciones para atender sus responsabilidades con sus hijos.

Igualdad salarial y en oportunidades laborales para hombres y mujeres, que no seamos las madres por el simple hecho de ser mujeres, quienes nos veamos obligadas a sacrificar nuestro proyecto de vida y vivir subordinadas, por tener menos oportunidades de trabajo y salarios más bajos que nos quiten la posibilidad de subsistir.

Centros de cuido en los lugares de estudio y trabajo, gratuitos y de calidad.

Políticas de transporte público de calidad que nos permitan llegar a nuestros lugares de trabajo a tiempo y sin comprometer nuestro salario.

La otra cara de la moneda rara vez se muestra y a las mismas mamás nos da miedo expresarlo…”

Sé que todo se ve muy negro, y si bien, los hijos nos llenan de satisfacciones a diario, todo lo lindo de ser madre y a propósito del tan promocionado día de la madre, lo vemos en todo lado, anuncios, películas, noticias, libros… pero la otra cara de la moneda rara vez se muestra y a las mismas mamás nos da miedo expresarlo porque podemos ser juzgadas o sentir que no somos capaces, sin embargo, es necesario que se conozca que más que un regalo necesitamos muchas cosas que nos permitirían desarrollarnos plenamente como mujeres, hay muchas cosas porque luchar y exigir. Son nuestros derechos.