Mujeres

Teletica y medios de comunicación: perpetuar la violencia de género en beneficio del capitalismo

Este Miércoles varias organizaciones protestaron frente a Canal 7 por su programa Buen Día.

30 mar (Lucha Mujer PT)- Este lunes el programa producido y televisado por Teletica, Buen Día, dio inicio a la semana con una ‘nota de fondo’ nauseabunda.  Bajo el  título: “¿Qué cosas espantan a los hombres de las mujeres?” cuatro conocidos de los medios de comunicación nacional y la psicóloga Vanessa Núñez, comentaron a rienda suelta sobre los roles de género y la razón por la que las mujeres “se quedan solas”.

En redes sociales se ha desatado el descontento por el programa, ante afirmaciones como: “las mujeres que se quedan solas” (al no casarse), ¿quiénes llevan los pantalones en una relación? (a partir de criterios económicos y de poder), “las mujeres debemos quedarnos calladas”, o la vomitiva frase “estamos hechos diferentes los hombres y las mujeres, los hombres nacieron para liderar, para que [las mujeres] los sigamos, los acuerpemos y los apoyemos.”

Podríamos denunciar cada uno de los detalles de la terrible nota de 30 minutos, sin embargo queremos ir más a fondo. Este programa y la opinión de distintas figuras públicas e incluso de una aparente ‘profesional’ de la psicología clínica, no hace más que evidenciar de la forma más descarada, lo enraizado del machismo y el patriarcado –aunque ellos repetidamente lo negaron- pero más que eso, evidencia cómo los medios de comunicación del país no tienen ningún reparo.

Por el contrario, se benefician de reproducir estas nocivas actitudes machistas, que avalan y justifican la desigualdad de género.

Los roles de género y su utilidad al capitalismo

Esto no es una novedad: el pan de cada día de la televisión nacional (a la cual accede la gran mayoría de la población mediante noticieros, telenovelas, revistas y comerciales), está impregnada del discurso machista, que plantea la supremacía del hombre (macho alfa, masculino) por encima de la mujer (sumisa, dependiente).

Incluso podríamos decir con notas como esta, que el tema viene empeorando y cada vez es más común y directo el discurso que legitima  la violencia de género, tal como ha sido el tratamiento mediático en los casos de femicidios recientes.

Pero ¿qué provecho sacan los medios de comunicación? Cabe recalcar que no son entes imparciales, siempre tienen un contenido político y más bien existen a partir de consorcios empresariales como el grupo Picado de Teletica, La Nación o Repretel, del magnate mexicano Ángel González, entre otros. Por tanto, usan su dominación mediática para reforzar la desigualdad de género, que sirve a sus intereses corporativos.

El capitalismo, a través de la dictadura empresarial y desde los mismos Estados, se sirve de las diferencias ya sean de etnia, nacionalidad, preferencia sexual, pero especialmente de género, para dividir y oprimir a la clase trabajadora.

Así, históricamente nos han querido enfrentar entre hombres y mujeres, cuando en realidad nuestra lucha es contra la burguesía que nos explota.

La diferenciación de género hace que las mujeres reciban menos salario que los hombres por mismas tareas, que tengan que cumplir dobles o triples jornadas laborales porque su ‘rol’ en la sociedad ha sido el de asumir las tareas del hogar y de crianza.  Hasta hace muy poco no se les permitía votar y aún todavía la política sigue siendo un terreno “no apto para mujeres”. Tampoco se respeta la licencia de maternidad y la lactancia, ni el derecho a decidir sobre sus propios cuerpos.

Peor aún, es esta diferenciación y los discursos como el de Vanessa Núñez de “no le haga caso, [aunque diga que no] todas las mujeres quieren algo serio, siempre, quieren casarse y tener hijos” que justifican y perpetúan la violencia, porque así como ella se refiere al compromiso, el mismo criterio es utilizado para someter a las mujeres a relaciones sexuales no deseadas, a salir a la calle con el miedo que le genera el acoso callejero maquillado de piropos y “cosas que quieren escuchar”.

Esos mismos medios, sostenidos por la publicidad, cosifican a las mujeres y sus propios cuerpos, encadenándolas cada vez más a un ‘rol’ determinado de mujer de hogar, femenina, sumisa, objeto sexual, madre, esposa.

Combatir el machismo, combatir la explotación de clase

Son los medios que se han encargado de perpetuar en la conciencia mediática, el machismo y la desigualdad, con contenidos retrógrados que sirven en la parrilla televisiva, en los periódicos y ahora en las redes sociales, que nos distorsionan la realidad y alejan a la clase trabajadora de su necesidad real: combatir la explotación de clase. Ahí hombres y mujeres estamos juntos contra los empresarios, la patronal y los gobiernos cómplices.

Es para eso que el Partido de los Trabajadores se pone a disposición de las mujeres y de toda la clase trabajadora, para denunciar y combatir el machismo a fondo, en todas sus formas, especialmente en el marco también de luchar contra la explotación que sufre de conjunto la clase trabajadora, de liberarnos como sociedad, sin explotación, ni opresión, sin capitalismo.

¡Abajo los medios machistas!