Nacionales

La trampa del diálogo PAC y sus consecuencias

San José, nov (SocialismoHoy.com) – Uno de los rasgos más discutidos del gobierno de Solís ha sido su política de diálogo o “acercamiento” a sectores del movimiento sindical y social.

Para algunos políticos y empresarios ha representado una debilidad que le ha impedido aplicar las reformas antipopulares necesarias para encaminar al país.

Para dirigentes sindicales e incluso para la conducción del Frente Amplio representó una prueba de que era posible tener al gobierno PAC de aliado de la clase trabajadora y los sectores populares.

Para nosotros, estas  “mesas de diálogo”  gubernamentales o legislativas  con sectores sociales como sindicatos, comunidades o indígenas expresaron una política para sacar las luchas sociales de las calles donde venían creciendo  y conducirlas al terreno legislativo y ministerial en donde poder pacificarlas y derrotarlas.

Dicha política dio resultado gracias a que las dirigencias sindicales y el Frente Amplio se comprometieron a conducir al movimiento a la participación en las mismas.

Desactivando la lucha social con mesas y reuniones legislativas

En 2013, para finales del gobierno de Chinchilla, el país se encontraba en un momento de explosión de lucha social y descontento con el gobierno considerado uno de los más intensos de las últimas dos décadas.

Diversas causas sociales como la defensa de la CCSS, la lucha de los empleados públicos en defensa de sus salarios y la lucha contra la corrupción y las concesiones  comenzaban a unificarse en protestas callejeras.

Había un fuerte descontento con el gobierno  cuyo manejo corrupto de la obra pública había quedado al desnudo con los casos de La Trocha y la carretera a San Ramón.

Tras estas luchas se dibujaba un escenario de alza en las acciones de protesta y en las huelgas, generalmente respaldado por gran parte de la población y que le había hecho imposible al gobierno ir a fondo con toda su agenda de ataques.

Tal fue el contexto de ascenso de Luis Guillermo Solís al poder, quien usando la popularidad alcanzada en las elecciones, puso en práctica su política de paralizar las luchas la coptación de las direcciones a la participación de las mesas de diálogo.

Este movimiento fue de gran éxito ya que paralizó la movilización popular y le permitió a Solís reanudar los ataques de la burguesía contra los trabajadores.

Reuniones con diputados sobre Ley de Empleo Público

Participan: Voceros del  Bloque Unitario Sindical y Social Costarricense (BUSSCO) y de Patria Justa- ANEP. Diputados del PAC, el FA y PLN.

Resultado: Buscaba acordar una reforma en común al empleo público. Si bien Solís decidió sacar el proyecto 19.506 de la corriente legislativa este año por cálculo electoral, lo que fue celebrado como una victoria por los sindicatos y el FA; sin embargo mientras estos últimos apostaban por el diálogo con el gobierno, éste rebajo los salarios de los empleados bancarios  y negocio a la baja las Convenciones Colectivas de JAPDEVA, RECOPE, entre otros.

Mesa de Diálogo de Pensiones la CCSS

Participan: Junta Directiva CCSS, Empresarios, Ministros, Sindicatos, Cooperativas y Asociaciones Solidaristas

Resultado: Se discute el informe de la Escuela de Matemática y Ciencias Actuariales de la UCR sobre las pensiones  que plantea diversos ataques contra la clase trabajadora. La representación sindical se mantuvo negociando a pesar del aumento impuesto de 1% más del salario  en la cuota obrera.

Consejo Nacional de Salarios

Participan: Gobierno, Patrones, Sindicatos.

Resultado: Aunque es un espacio definido por la legislación nacional y no por el gobierno fue en las cuatro paredes de esta comisión en el Ministerio de Trabajo en donde se impuso un congelamiento en los aumentos salariales del sector privado con aumentos de entre 0% y 1% en los últimos 3 años.

Protestas y huelgas durante los gobiernos de Chinchilla y Solís

Tal y como se aprecia en el cuadro “Protestas y Huelgas durante los Gobierno de Chinchilla y Solís” estos espacios gubernamentales y legislativos y toda la confianza depositada en el gobierno como un posible aliado tuvo un efecto visiblemente desmovilizador de la clase trabajadora en el país.

Los principales sectores que se habían venido movilizando con el gobierno de Chinchilla perdieron combustible al desgastar sus energías embarcandose en un diálogo inútil y engañoso que sería aprovechado por el gobierno y los partidos burgueses para atacar a la clase trabajadora.

Acciones de protesta Año
340 2010
632 2011
781 2012
771 2014
742 2015
610 2016
275 2017

 

Año Huelgas Trabajadores
2011 15 30 mil
2012 8 65 mil
2013 23 84 mil
2014 10 77 mil
2015 6 8.700
2016 10 13 mil

Fuente: elaboración propia con Anuario Estadístico MTSS; Base de datos Protestas ISS-UCR