Editorial Elecciones Nacionales

Unas elecciones poco democráticas

Nos encontramos a tan solo unos cuantos días de las elecciones y el panorama para la clase trabajadora no es nada alentador. Desde el Partido de los Trabajadores hemos venido batallando por colocar nuestro programa: una propuesta de independencia de clase, socialista y revolucionaria. Sin embargo, el acceso que tenemos para dar a conocer nuestro programa al conjunto de la clase trabajadora es muy limitado.

La desigualdad en que se enfrentan los partidos políticos en estas elecciones es uno de los elementos más evidentes de los límites de la democracia burguesa, porque es justamente eso, la democracia de los ricos. Si bien todas las personas tienen derecho a votar, y cada persona tiene derecho a un voto, las circunstancias en las cuales se ejerce ese voto son muy diferentes. En primer lugar, aunque hay 25 candidatos la clase trabajadora no recibe ni tiene acceso a la información ni de todos los candidatos ni de la misma manera. Los medios de comunicación no están obligados a dar a conocer de la misma manera las propuestas de todos los candidatos, por eso vemos que, si bien puede ser que entrevisten a todos, ponen a los candidatos “principales” en los horarios mas vistos. Otras veces organizan debates y no garantizan la participación de todos los candidatos.

Por otro lado, la clase trabajadora es bombardeada con anuncios de vallas publicitarias, cuñas de radio, spots televisivos de esos “principales” candidatos que son los que tienen acceso, todo esto representa cientos de millones de colones que se gastan en la campaña electoral. El acceso a este financiamiento desnuda el carácter antidemocrático del sistema electoral. Por un lado, vemos grandes empresarios financiando las campañas, como Francisco Javier Quirós (Grupo Purdy / Toyota) que para noviembre del 2021 había donado 32.8 millones de colones a la campaña del PLP. Por el otro las contribuciones estatales son lo que se conoce como deuda política, donde los partidos reciben luego de las elecciones un reembolso dependiendo de los resultados obtenidos, y unos cuantos reciben un delante de parte del TSE. Lo peor de todo es que ni siquiera todos los partidos reciben el tal reembolso, solo los que alcancen una cierta cantidad de votos.

Dado lo anterior los bancos aprovechan las elecciones para sacar jugosas ganancias y solo les prestan a los partidos políticos que van liderando las encuestas, lo que hace que estos sean los que más se dan a conocer y así garantizan estar al frente en las elecciones.

Esto es un grave problema democrático, porque al final el propio ejercicio del voto, poner la X en el papel, es solo la conclusión de un proceso, que en todas sus etapas previas es gravemente antidemocrático. No puede decirse que existe democracia cuando no hay acceso a exponer y debatir las ideas, donde las personas no pueden conocer en igualdad de condiciones todas las propuestas.

A pesar de esta situación altamente desigual, el Partido de los Trabajadores ha venido colocando un programa socialista y revolucionario para enfrentar la crisis del país que tiene a más del 23% de la población sumido en la pobreza. Nuestros esfuerzos en los debates que hemos logrado participar y los volanteos en las fábricas, centros de paso y barrios han sido fundamentales para ofrecer a la clase trabajadora una alternativa. Todos los demás partidos, aunque tienen matices, en los hechos defienden lo mismo, porque defienden el mismo sistema actual que es el que nos viene empobreciendo.

Todos los partidos defienden seguir pagando la deuda pública que consume el 43% del presupuesto, lo que desfinancia la salud y la educación. Todos ellos defienden la concesión de la obra pública que solo ha servido para la corrupción y desangrar al estado. También plantean continuar con los TLCs que han empeorado la crisis fiscal, además ellos plantean seguir con el esquema de que sean los pobres y trabajadores quienes paguen más impuestos y que mientras tanto los ricos sigan evadiendo y sin tener que pagar impuestos.

Es por esto que desde el Partido de los Trabajadores hacemos un llamado a votar por nosotros, la única alternativa de la clase trabajadora en las elecciones, la única propuesta verdaderamente revolucionaria que plantea darle vuelta a todo, y que sea la clase trabajadora la que gobierne. Sin embardo más allá de las elecciones, independientemente del resultado, hacemos un llamado a sumarse a nuestras filas, para seguir día a día luchando contra el capitalismo, hacemos un llamado a la rebelión, el único camino que tiene la clase trabajadora para conquistar el poder político.