Centroamérica Internacionales Nicaragüenses

Aprueban ley para exonerar a extranjeros con plata mientras se persigue a migrantes pobres

Emigrantes de Nicaragua en la frontera de Peñas Blancas

El pasado martes 12 de julio, 34 diputados aprobaron la llamada “Ley de nómadas digitales”, la cual es una Ley que le da ventajas migratorias y le perdona impuestos a las personas extranjeras que quieran venir a trabajar a Costa Rica y que tienen un ingreso mayor a $3000 al mes en el caso que vieja solo, o de $5000 si es que viaja toda la familia.

Las exoneraciones, que pueden ser hasta para dos miembros por familia, incluye una visa de estancia en el país por un año, prorrogable por un año más, y le permite exoneraciones a la hora de exportar equipos, instrumentos, herramientas o medios informáticos, así como vehículos y compra de propiedades.  A ellos no se les cobrarán impuestos sobre la renta, ni al envío de remesas,

Esa aprobación se dio pese a que quedó claro que no existen mecanismos en el ministerio de hacienda para comprar las condiciones de esas situaciones y que pueden ser un mecanismo para el lavado de dineros por parte del narcotráfico.

Migrantes pobres son rechazados y perseguidos por el gobierno

La aprobación de esa Ley, es una medida abiertamente discriminatoria, que busca abrir portillos a personas extranjeras que cumplen requisitos de ingresos altos, mientras que cotidianamente se persiguen en las fronteras y en los barrios a trabajadores y trabajadoras nicaragüenses.

Tan solo en los primeros dos meses de la pandemia del Covid-19, la policía de migración había expulsado del país a mas de 10 000 migrantes pobres, dato que cerró a diciembre de 2020 con casi 29 000 rechazos en las fronteras, en su mayoría la de Nicaragua. A nivel de deportaciones de las 548, 445 fueron de nicaragüenses pobres.

Existe un trato completamente diferenciado, mientras a las personas que viene al país a trabajar en las construcciones, las plantaciones y otros trabajos mal pagados, pero que producen muchas riquezas, se les ponen mil trabas migratorias, altos impuestos a las remezas, y una permanente persecución policial; a los que vienen y demuestran un alto ingreso se le dan todas las facilidades para que vivan en el país y trabajen a sus anchas.

En el Partido de los Trabajadores, seguimos denunciando que la ley de migración debe derogarse, ya que es una ley que está hecha para castigar a las personas migrantes pobres, con un exceso de cobros y papeleo, y que es utilizada por los empresarios para oprimir a los trabajadores migrantes, rebajar al máximo los salarios y el cumplimiento de derechos por medio del miedo y la desinformación producto de su estatus de migrante sin papales.