Juventud Nacionales

Ataques presupuestarios al IAFA y el deterioro en la atención de adicciones

Por: Joel Oviedo

A finales de agosto pasado, 6 de 7 integrantes de la Junta Directiva del Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) renunciaron debido a los continuos recortes presupuestarios impuestos por el Gobierno del PAC y la Asamblea Legislativa a la institución desde el año pasado. Según los exjerarcas, tales recortes han obligado a cerrar varios de los servicios que brinda la institución a nivel nacional y local dejando de “atender a 5.800 personas con algún tipo de adicción y aproximadamente 700 personas menores con problemas de consumo”[1].

Desde el Partido de los Trabajadores nos oponemos rotundamente a estos recortes porque creemos que forman parte de los ataques generalizados que vienen recibiendo la clase trabajadora y los sectores populares en sus derechos y condiciones de vida desde el 2018 por parte del Gobierno del PAC y de la Asamblea Legislativa.

Los recortes y cierres de servicios

Desde el año pasado, los exjerarcas vienen advirtiendo sobre posibles afectaciones en sus servicios por recortes a su presupuesto como la imposibilidad de pagar el agua potable de su infraestructura y los medicamentos de los tratamientos, además del cierre de los programas de atención a personas fumadoras de tabaco (ley 9028), de cesación y de prevención en escuelas y colegios[2].

Por otro lado, en mayo del 2021 la institución tuvo que suspender “los servicios de los Centros de Atención Integral en Drogas (CAID) de Alajuela, Guápiles, Heredia, Liberia, Pavas, Pérez Zeledón, lo cual afectó a más de 5.283 personas con problemática de consumo de sustancias psicoactivas”[3].

Y si no fuera poco, la renuncia de casi toda la junta directiva pre-anuncia que en la próxima votación legislativa del presupuesto nacional 2022 continuarán los recortes, haciendo el panorama aún más difícil para el IAFA que probablemente tendrá que cerrar aún más servicios, como el Centro para atención de personas menores de edad Casa Jaguar, en San Pedro, que recibe a personas menores de edad (la población más vulnerable)[4].

El pueblo trabajador es el más afectado

Estos recortes se han aplicado en el peor contexto posible: el desempleo y la pobreza en el país han aumentado como nunca antes debido a la profundización de la crisis capitalista a nivel global a partir de la llegada del covid-19, lo cual, junto con las restricciones al contacto físico y el impacto de la muerte de personas cercanas, ha desatado un problema de estrés y ansiedad generalizados (principalmente en sectores de adolescentes y adultos jóvenes) que ha provocado un importante aumento en el consumo de sustancias psicoactivas[5].

Los datos de consumo de drogas (principalmente de alcohol) para la población estudiantil colegial del país indican que se trata de una práctica cada vez más común con el pasar de los años: en una encuesta realizada en 2018 con una muestra de 7071 estudiantes de colegios diurnos, 7 de cada 10 habían probado alcohol una vez en su vida, 4 de cada 10 lo habían hecho en el último año y 3 de cada 10 en el último mes[6]. Adicionalmente, para el 2015 el grupo etario que más consumió alcohol, tabaco y marihuana en los últimos 12 meses (desde cuando fue hecha la encuesta) fue el que va de los 20 a los 29 años, con un 52% de alcohol, 19,6% de tabaco y 10,4% de marihuana respecto al total de la muestra de ese rango de edad (IAFA, 2018, p. 19). Si bien estos datos corresponden al 2015 y al 2018, se puede afirmar que la tendencia a través de los años (sobre todo con el alcohol) es al aumento del consumo, en especial en personas adolescentes y adultas jóvenes[7].

Así, quiénes más se perjudican con los recortes al IAFA son adolescentes y jóvenes de la clase trabajadora y campesina de los barrios urbanos marginales y comunidades rurales del país que asumen con gran incertidumbre y desorientación un futuro en el que la sociedad nada esencial les garantiza: ni buena educación pública, ni acceso a educación universitaria o técnica superior, ni empleo, ni vivienda propia, ni pensión, ni cultura, ni recreación, ni sexualidad libre y sana, ni medio ambiente sano, y muchos otros “nis”.

Nuestra política

En medio de condiciones sociales tan deterioradas y de tanta carencia de oportunidades, que es sentida sobretodo en los barrios pobres de las ciudades como en las zonas rurales, el consumo excesivo de drogas (generadoras de hábitos de adicción), facilitado por la penetración del narco en las localidades urbanas y rurales del país, es el que camino al que de una u otra manera han llegado y siguen llegando muchos y muchas de quiénes han experimentado la imposibilidad de vivir un futuro e incluso un presente digno bajo la crisis provocada por el capitalismo.

Y si bien desde el PT creemos que para solucionar realmente los problemas de adicción de drogas el foco de atención debe ser no tanto la contención social (una vez que la adicción ya se ha desarrollado en el individuo) sino la transformación radical de las condiciones sociales que llevan a las personas a esa condición mediante la destrucción del capitalismo y la instauración de un régimen de transición al socialismo, también creemos que la contención institucional de la adicción debe no sólo defenderse sino incluso ampliarse a las localidades y personas a las cuales aún no llega y aumentar la cantidad y calidad de servicios que ofrece. Y esto porque, esa contención institucional (dirigida en Costa Rica por el IAFA) abre puertas a quiénes han desarrollado hábitos de adicción a sustancias psicoactivas (que en su mayoría son miembros de la clase trabajadora) a tener al menos la oportunidad de luchar con acompañamiento contra su adicción y no sucumbir ante un estilo de vida que le puede llevar no solo a aislarse y/o afectar a sus relaciones sociales sino incluso a su propia muerte.

Los recortes al IAFA se dan más o menos simultáneamente a las denuncias públicas de asociaciones ilícitas entre el narco y altas autoridades del Estado costarricense (entre ellas diputados y diputadas de la República), por lo que el mensaje implícito que nos da el Gobierno y la Asamblea Legislativa es que se prioriza proteger y fomentar los intereses empresariales del narco (que con la venta masiva de drogas se llenan sus bolsillos y arrastran a miles de personas al consumo irresponsable y/o al narcomenudeo) sobre la vida de las personas con adicción a drogas que han sido de las peores víctimas que el narco ha dejado tras su sangriento y largo paso en nuestros países latinoamericanos. Y mientras tanto, se vitorea desde las conferencias de prensa de la Fuerza Pública los éxitos en la “guerra contra las drogas”: esa “guerra” no es contra los poderosos narco-empresarios (que las más de las veces están confabulados con las autoridades) sino contra personas de barrios y comunidades pobres que al no tener muchas otras salidas se suman al narcomenudeo (venta al por menor de drogas) o caen en el consumo adictivo de drogas. Al final, bajo el capitalismo, son las víctimas quiénes siguen perdiendo.


[1] Condega, X. (10 de julio de 2021). 700 menores de edad con algún problema de consumo se quedan sin atención alerta el IAFA, ante recortes al presupuesto. El Mundo.cr: https://www.elmundo.cr/costa-rica/700-menores-de-edad-con-algun-problema-de-consumo-se-quedan-sin-atencion-alerta-el-iafa-ante-recortes-al-presupuesto/
[2] Cháves, N. (27 de octubre de 2020). Usuarios serían los más afectados por recorte de presupuesto de IAFA. IAFA: https://iafa.go.cr/noticias/679-usuarios-serian-los-mas-afectados-por-recorte-de-presupuesto-de-iafa
[3] Pomareda, F. (09 de julio de 2021). IAFA advierte de más cierres de centros de atención por falta de presupuesto. Semanario Universidad: https://semanariouniversidad.com/pais/iafa-advierte-de-mas-cierres-de-centros-de-atencion-por-falta-de-presupuesto/
[4] Ibid.
[5]  Ibid.
[6] IAFA (2019). V Encuesta Nacional sobre consumo de drogas en población de educación secundaria 2018. Disponible en https://iafa.go.cr/images/descargables/investigaciones/iafa-encuenstanacional-adolescentes-2019-web.pdf
[7] IAFA (2018). Atlas del consumo de drogas en Costa Rica 2015. Disponible en https://iafa.go.cr/images/descargables/investigaciones/IAFA-AtlasDelConsumo2015.pdf