Nacionales

Concierto de Coldplay en Costa Rica resalta las desigualdades para los artistas

La noticia del concierto del grupo inglés Coldplay el próximo marzo, ocasionó revuelo no sólo entre sus seguidores, sino entre otras personas que viven de la música, producción de eventos, o del arte en general.

La realización de este evento masivo en medio de la pandemia, fue calificada en un primer momento por el Ministro de Comunicación como una excepción. Luego ante la presión de los grandes empresarios del arte tuvo que retractarse y afirmar que el siguiente año se podrían realizar eventos masivos con aforos al 100%.

La Unión de Trabajadores de la Música reprochó las declaraciones del Ministro por resaltar la desigualdad y desventaja que tienen los artistas nacionales con respecto a estos eventos masivos que reciben privilegios por parte del gobierno, mientras el pequeño productor y el artista debe lidiar con el cumplimiento de protocolos y además trabajar con aforos reducidos. Para unos se puede hacer una excepción durante la pandemia, pero a la gran mayoría no.

Esta desigualdad existe en otros campos. Por ejemplo, los empresarios pueden hacer eventos masivos, con entradas caras, que no todos pueden pagar, para enriquecerse más, pero la policía llega a los barrios de la clase trabajadora a dispersar aglomeraciones. Por un lado, le dan permiso a Coldplay, pero por el otro lado recortan en el presupuesto de cultura. Todo esto mientras el gremio ha sufrido un gran impacto durante la pandemia.

Un programa político al servicio del arte y de la cultura.

Desde el Partido de los Trabajadores tenemos nuestro propio programa para el sector cultura, al servicio de los intereses de la clase trabajadora.

Estamos en contra de los recortes al presupuesto de cultura y en contra de las políticas de austeridad como la regla fiscal.  Además, estamos por la eliminación del IVA para actividades artísticas y culturales; y como medida de apoyo a las personas trabajadoras de la cultura, que se han vistos afectadas por la pandemia proponemos una moratoria y condonación de deudas con la CCSS.

También es urgente desarrollar un plan de obras públicas e inversiones para rescatar la poca infraestructura que existe como las Casas de la Cultura y construir nuevos espacios para la cultura, para crear opciones accesibles y facilitando ofertas culturales en los barrios y comunidades. También proponemos colocar todos los espacios que hoy están ociosos, al servicio de dinamizar el acceso a las diversas manifestaciones artísticas; así como garantizar el acceso libre y gratuito a museos, patrimonio arquitectónico y cultural, bibliotecas públicas, filmotecas, teatros públicos y demás espacios.

El quehacer artístico y cultural debe ser socialmente reconocido como un trabajo de creación artística, y para ello debe tener las condiciones de empleo, infraestructura y financiamiento dignas.