Nacionales

Continúan problemas de pago del MEP

La situación sigue empeorando para los trabajadores de la educación. Luego de pasar dos meses sin recibir salarios debido al ataque cibernético de Conti, aún no se normalizan los salarios en el sector de la educación pública. Tras el depósito extraordinario realizado a finales de mayo, el 8 de junio se habilitó de nuevo la plataforma Integra 2. Parecía que la problemática estaba resuelta, sin embargo, en las dos quincenas de junio se ha observado que persisten los problemas de pago.

Este problema se da en el marco de los aumentos desmedidos en el costo de la vida, desde los servicios públicos y alimentos, hasta la gasolina. Esta realidad empuja a los docentes y demás trabajadores de la educación a endeudarse para cumplir con sus obligaciones financieras. Ya que los distintos recibos siguen llegando y aún se debe comprar comida todos los días, hay que movilizarse para trabajar y muchos otros gastos que no se detienen.

El descontento es grande y en muchos centros educativos del país resuena la necesidad de una huelga. Se acercan nuevas jornadas de lucha como las del 18 de mayo y el 2 de junio. Este proceso viene organizándose desde las bases del magisterio.

La principal traba para esto, es la misma dirigencia de APSE, quien ha evitado realizar el llamado a huelga. Su estrategia es atender a mesas de diálogo con el gobierno e intentar solucionar el problema de los salarios a través de la negociación. Incluso ha llegado a perseguir y amenazar dirigentes de las regionales que organizan paros en sus centros educativos como es el caso de la persecución contra Heidy Valencia.

Por otro lado, hay otro freno importante que tiene el movimiento magisterial para ir a las calles: las consecuencias de la ley anti huelgas. En ese sentido, ir a huelga significa perder días de salario, cosa que no se pueden dar el lujo en el marco de la crítica situación económica.

Para exigir al gobierno el pago justo y pronto de los salarios, apoyamos la necesidad de organizar una huelga general del sector docente. Sabemos que no es fácil por lo dicho anteriormente, pero debemos empezar a organizarnos y protestar así sea luego del trabajo, en concentraciones y mítines para presionar al gobierno e ir acumulando. Para esto las maestras, profesores, trabajadores de seguridad y trabajadoras de comedores deben enfrentar a la burocracia sindical y poner en cuestión la misma ley anti huelgas. Sólo por medio de la lucha podrá solucionarse el problema de los salarios.