Nacionales

Crisis por saturación de Hospital de Niños fue responsabilidad del gobierno

Hace pocas semanas el país volvió a enfrentar una nueva emergencia sanitaria: el Hospital Nacional de Niños (HNN) reportó un pico de hospitalizaciones con 105 menores internados por afecciones respiratorias, un total de 20 menores en camas de cuidado crítico por virus respiratorios y seis menores con ventilación mecánica en el servicio de emergencias.

Debido a eso, se activó un plan de contingencia para expandir la capacidad hospitalaria, además, desde que empezó ese repunte de enfermedades han fallecido 10 niños: dos fueron por Covid-19, tres por Rinovirus, dos por virus Sincitial y en tres casos no se pudo determinar la causa virológica.

Los expertos señalan que algunas de las causas de esta emergencia responden a la suspensión abrupta de medidas de protección no farmacológica (uso de mascarillas, lavado de manos y distanciamiento social). Esto provocó que niños y adultos se expusieran de manera súbita a gran cantidad de agentes virales que en Costa Rica usualmente proliferan en la época lluviosa.

El inicio del gobierno del presidente Chaves y la ministra de salud, Joselyn Chacón, coincide con que la vacunación contra el COVID-19 cayó estrepitosamente, aunque ella se autoalaba por haber colocado más de un millón de vacunas en 3 meses. Los datos indican que la aplicación de vacunas se redujo un 66% respecto a los primeros 4 meses del año, además, una de las principales quejas de la comparecencia de la ministra en el plenario fue la aparente cercanía que ha tenido el Poder Ejecutivo con los denominados grupos antivacunas.

Esto provocó que se tomaran medidas arbitrarias y poco planificadas, como la suspensión de clases, servicios de REDECUDI y CEN-CINAI, del martes 11 al viernes 14 de octubre, tomando por sorpresa a las personas que tenían a cargo el cuido de niños y jóvenes, esto dificultó la búsqueda de medidas alternativas ya que se anunció en la noche del lunes para aplicarse el martes.

El gobierno de Rodrigo Chaves, con su estilo autoritario de gobernar, puso en peligro miles de vidas al suspender sanitarias, las cuales estaban sustentadas en criterios científicos. Esta situación se pudo haber evitado si en primer lugar se hubieran respetado dichas orientaciones, por lo que el gobierno es responsable directo de esta nueva crisis en el sistema de salud.

El Partido de los Trabajadores ha denunciado estas medidas despreocupadas e irresponsables del gobierno anterior y ahora este de Rodrigo Chaves, donde se nota el desprecio por la vida de los trabajadores; la constante ha sido anteponer la economía rapaz de los grandes empresarios por sobre la salud de miles de personas que ponen su cuerpo y fuerza laboral para mantener la producción y las ganancias.