Laboral Movimiento Sindical

Crónica y perspectivas de una movilización en la UNED por la estabilidad laboral

Por Diana Herrero Villareal

En la UNED, existe una problemática con el pago al personal interino. La UNED trabaja con cuatrimestres, pero entre ellos se dan períodos de entre 2 y hasta 6 semanas (en el receso de fin de año) en que las personas docentes interinas simplemente no reciben salario. Es decir, que una persona que trabaje todo el año e incluso varios años seguidos para la UNED, siempre perderá más de dos meses de salario al año. Además, se liquida cada cuatrimestre, por lo que no cuentan con aguinaldo ni salario escolar, en los meses sin salario de diciembre y enero.

Quienes conocen el trabajo en educación saben que implica labores de preparación previa de cualquier curso e incluso después del curso, resolviendo situaciones específicas. Por lo que no es representativo del esfuerzo de las personas tutoras que se les suspenda el contrato entre cuatrimestres.

Además, existe una deuda pendiente a nivel de propiedades, con muchas personas que esperan su estabilidad laboral desde hace años o su aumento de tiempo en propiedad. Dificultando que la UNED cuente con la comunidad docente consolidada y estable necesaria, que permita procesos de planificación y mejora de la educación que se brinda a los sectores más excluidos del país.

La inestabilidad laboral es particularmente problemática para las mujeres trabajadoras, quienes si sus licencias por maternidad se ubican en determinados momentos del año, pueden quedarse sin el nombramiento cuatrimestral habitual. Docentes más jóvenes o con menos ingresos viven situaciones complicadísimas por pasar meses sin ingresos, recurriendo al multiempleo para sobrevivir.

A todo esto, se suman los atrasos en el pago al iniciar cada cuatrimestre y en el pago de las liquidaciones, llevando a personas que están trabajando de manera “continua” a quedarse sin ingresos durante uno, dos o hasta tres meses, como se dio en el segundo cuatrimestre de este año. Personas que trabajan tiempo completo tuvieron que endeudarse para atender sus necesidades básicas como comprar alimentos o pagar vivienda, en una crisis inaceptable y sin parar de trabajar. Todo esto ocurre mientras los salarios se licúan por una inflación de 11, 48%.

En el segundo cuatrimestre 2022, muchas personas de la UNED alzaron la voz mediante correos electrónicos, oficios e incluso se organizó un grupo en torno al Colectivo de Diálogo Abierto para solicitar soluciones de fondo a nivel de pagos, propiedades y estabilidad laboral. Ese movimiento obtuvo logros importantes. Sin embargo, a punto de empezar el tercer cuatrimestre, se mantenía la duda de cuándo irían a pagar, de si serían semanas o meses sin ingreso.

Ante esta situación, y gracias a una valiente tutora que alzó la voz, un grupo de personas de la Escuela de Ciencias Exactas y Naturales convocó a una movilización el 1° de setiembre frente a Rectoría y Consejo Universitario para solicitar soluciones. Grupos de las demás escuelas y departamentos, organizaciones gremiales de la UNED y políticas se sumaron para lograr recopilar centenas de firmas en pocos días y una concentración numerosa frente a Rectoría.

Presionado por la movilización, el rector Rodrigo Arias Camacho expuso que se brindará continuidad a las personas nombradas en el segundo cuatrimestre, avanzará hacia los nombramientos continuos y anuales así como las propiedades. En lo que bien se puede describir como un triunfo de este movimiento, porque no fue sino hasta que se organizó una protesta, que se desempolvaron propuestas y se tomaron medidas inmediatas.

El sindicato y organizaciones gremiales han emitido pronunciamientos y realizado gestiones. Sin embargo, esta experiencia muestra que el método de la protesta social y la organización con la más amplia democracia es el camino a seguir. Se evidencia que el irrespeto a la estabilidad laboral tiene un componente de voluntad política, pero sobre todo la importancia y el potencial de la organización colectiva y la movilización para exigir mejoras en las condiciones laborales.

Pero si deseamos continuar hacia la estabilidad laboral y la mejora de la educación que brindamos, el movimiento debe avanzar.  Debemos ir hacia una organización democrática, con espacios amplios de discusión sobre las necesidades de quienes trabajamos y de la población estudiantil, razón de ser de la universidad pública.

Para avanzar hacia la UNED que necesitan los sectores más excluidos del país, no es suficiente con el presupuesto que don Rodrigo aceptó en el más reciente acuerdo FEES. Ante una inflación de más del 11%, se acepta un crecimiento del 1%. No hace falta ser matemática para comprender que vienen fuertes recortes. Incluso otros rectores de CONARE expresaron su desacuerdo con lo firmado.

EL FEES viene disminuyendo desde el gobierno anterior con quien los rectores acordaron negociar año por año por un pacto político, aunque la constitución los obliga a negociar quinquenalmente.  Y ahora el nuevo gobierno llega al poder con un discurso anti educación pública. Intentando introducir un falso dilema: Educación básica contra educación superior. Pero este discurso es solo para manipularnos hacia un burdo divide y vencerás.

Después de firmado el presupuesto de crisis, los sectores más conservadores de las universidades han colocado un nuevo falso dilema: cambiar la distribución de porcentajes, es una re-edición de la pelea entre universidades y Educación General Básica.

Nosotras en el Partido de los Trabajadores rechazamos esta perspectiva de poner a luchar entre sí a las universidades, así como denunciamos en su momento la táctica de intentar colocar en disputa a la educación general básica contra la educación superior.

Es necesario que toda la comunidad educativa del país demande el 8% de PIB para la Educación consignado en la Constitución. Dinero que bien podría salir de la auditoría y la suspensión del pago de la espuria y opaca deuda pública. La Educación Pública debe ser prioridad.

Proponemos levantar un programa de lucha que garantice realmente una educación pública, gratuita y de calidad, que una a todas las comunidades universitarias. Por aumento de Becas conforme a la inflación, mejorar la regionalización, estabilidad laboral, fin del interinazgo y la tercerización, presupuesto para una lucha activa contras todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres universitarias.