Nacionales

Del fin de la emergencia sanitaria al receso en el ciclo lectivo

Este lunes 10 de octubre por orden del Ministerio de Salud se suspendió el ciclo lectivo para escuelas, colegios, guarderías de la red de cuido y CEN-CINAIS. El motivo es la saturación que vive el Hospital de Niños y la intención es que las personas menores de edad se queden en sus casas para detener la propagación de virus respiratorios.

Durante la temporada de lluvias siempre hay un aumento de las enfermedades respiratorias, sin embargo, desde la llegada del COVID ahora todo es diferente. En primer lugar, luego de un par de años de cuarentena, las defensas de los niños y niñas no están preparadas para enfrentar ciertas enfermedades. Por otro lado, el mismo COVID sigue trasmitiéndose y parte de esa saturación es debido a complicaciones por COVID.

Por su parte, el MEP envió a sus docentes a trabajar en centros educativos vacíos para cumplir horario, según una directriz emitida el mismo lunes a las 11 de la noche, mientras que los centros privados muchos se acogieron a la virtualidad y algunos ni siquiera respetaron la directriz. Esta situación complica mucho más para las personas trabajadoras de la educación que además son madres y padres.

Ahora la suspensión del ciclo lectivo toma a todos por sorpresa y afecta especialmente a las familias trabajadoras que no pueden pagar el cuido, esto perjudica especialmente a las mujeres trabajadoras en quienes se recarga el cuido de los niños. Cientos de familias tuvieron que resolver llevando sus hijos al trabajo o dejándolos con un familiar, incluso hasta no ir a trabajar para quedarse cuidando.

Si bien en la noche del 11 de octubre el gobierno emitió por decreto un permiso para que las personas con hijos a su cuido y que son parte del gobierno central puedan teletrabajar, esto no soluciona los problemas de nadie. Primero como se vivió en la pandemia no se puede trabajar y cuidar a los niños al mismo tiempo, por lo que la medida de combinar teletrabajo con cuido de los hijos no deja de ser un recargo de trabajo. Por el otro lado, las personas que trabajan en el sector privado no tienen esta facilidad y cientos de familias aún no tienen como resolver el cuido de sus hijos.

El gobierno actúa lleno de arbitrariedad e improvisación. El fin de la emergencia sanitaria se dio de forma abrupta y sin tomar en cuenta criterios técnicos. El hospital de niños lleva meses con una alta saturación sin que el gobierno haya tomado ninguna medida; retomar el lavado de manos o el uso de la mascarilla obligatoria pudo haber ayudado a mitigar los efectos de este ascenso de las enfermedades. En vez de eso ha hecho campaña contra las vacunas y prefiere ver los hospitales saturarse que retomar medidas sanitarias.

Las autoridades gubernamentales improvisan a la hora de emitir directrices como la suspensión de clases por toda una semana sin saber qué va a pasar con los trabajadores de la educación o con los niños y niñas que asisten a esos centros educativos, dejando la parte más difícil a cada familia, volviéndolo un problema individual.

Pabel Bolívar, profesor de secundaria y dirigentes del Partido de los Trabajadores afirmo que “desde el PT denunciamos este irresponsable accionar del gobierno y nos solidarizamos con todas las familias trabajadoras que han pasado penurias para resolver quién cuida sus hijos.»

«Seguimos defendiendo la necesidad de medidas sanitarias para evitar los contagios de COVID y otras enfermedades respiratorias, así como la necesidad de tomar las labores domésticas y de cuido como un problema social, por eso defendemos la socialización de las labores de cuido mediante las guarderías, comedores y lavanderías comunitarias y gratuitas para las familias trabajadoras» asegura Bolívar.