Movimiento Mujeres

La lucha por el derecho al aborto continúa en medio de nuevos ataques

El 28 de setiembre se conmemora en América Latina el Día por la Despenalización del Aborto.  Sin embargo, por la fuerza de la lucha y la necesidad de las mujeres y personas gestantes, ahora esta fecha es una jornada de lucha y reivindicación mundial.

Aunque grandes triunfos de las mujeres por la conquista del derecho al aborto alrededor del mundo han impulsado la lucha a nivel internacional, también es cierto que nos encontramos en un periodo de profundos ataques. Recientemente en Estados Unidos se dio la eliminación del precedente del caso Roe versus Wade, cuya sentencia reconocía que la Constitución estadounidense protegía el derecho a la decisión de una mujer de interrumpir o no su embarazo, y que requería de un equilibrio entre el interés del Estado a proteger tanto la salud de la mujer como la vida potencial. Sin embargo, este año la Corte Suprema de los Estados Unidos “revirtió” esta sentencia con una nueva, poniendo en peligro las libertades y derechos de miles de mujeres en ese país.

Las amenazas contra las conquistas de las mujeres también están colocadas en el país. Tuvimos que soportar medio siglo de desidia estatal para tener una norma técnica que regulara el aborto terapéutico en Costa Rica. Esta consiste en una guía para que el personal médico valore y tenga mayor seguridad técnica para abordar la interrupción de los embarazos cuando peligre la vida o la salud las mujeres. Ahora, tan solo dos años después de aprobada, el nuevo gobierno insiste en revisar la norma técnica y someterla al escrutinio de la iglesia.

Por eso, desde el mes de junio el Ministerio de Salud inició este proceso, y aunque se desconocen las objeciones puntuales, se espera que esta revisión ponga en peligro lo que se ha avanzado en relación con los derechos de las mujeres. Ante las consultas realizadas sobre este tema por organizaciones de mujeres, el Ministerio de la Condición de la Mujer y el INAMU indicaron que apoyarían “cualquier modificación que implique la consolidación de los derechos humanos de las mujeres y no retrocesos de derechos ya alcanzados”, sin dar respuesta sobre el contenido de esta revisión y su posición al respecto.

Una legislación restrictiva no significa una diminución de los abortos

Las leyes restrictivas no han sido una limitante para que miles de mujeres en el país y alrededor del mundo, sigan recurriendo al aborto, pero lo hacen de manera insegura, poniendo en riesgo su salud y sus vidas. Los países en donde está penalizado tienen tasas más altas de abortos. Esto se explica por el poco acceso a la educación sexual y a los anticonceptivos modernos, pero además demuestra que la prohibición no lo previene, sino que causa muertes y peligros sobre la salud de las mujeres.

En estos contextos restrictivos, las mujeres más pobres son quienes más deben recurrir a los métodos clandestinos, mientras las que tienen mayores recursos económicos optan por salir del país y pagar centros privados para que les practiquen el procedimiento en mejores condiciones.

Defender nuestros derechos, seguir luchando por nuevas conquistas

Ahora que nuestros derechos se ven abiertamente amenazados por este gobierno, es preciso seguir con las acciones de resistencia frente a los ataques que amenazan con arrebatarnos lo que hemos conquistado y enfrentar a los sectores conservadores que quieren imponer su agenda de sobre los cuerpos de las mujeres.

La lucha continúa por el acceso al aborto legal, seguro y gratuito; pero, además, a educación sexual científica y laica en las escuelas y centros de salud, a anticonceptivos gratuitos, a programas de planificación familiar y demás medidas enfocadas a evitar embarazos no deseados. Por eso, este 28 de setiembre, seguimos exigiendo: Educación sexual para decidir. Anticonceptivos para no abortar. Aborto legal, seguro y gratuito para no morir.