Sindical

La tendencia A Luchar estará en la Junta Directiva Nacional de APSE para el período 2022 – 2023

Sus inicios y propuestas

Desde el año 2014 se conformó la tendencia dentro de APSE – Sindicato llamada A Luchar, la cual tenía como fin aglutinar y dar una opción a todos aquellos afiliados que tuvieran la necesidad de una organización verdaderamente democrática. Donde los puestos de los dirigentes no se perpetúen en un solo grupo de personas, teniendo claro que dichos cargos están al servicio de organizar la lucha y no para obtener beneficios personales de ningún tipo. Que sea una plataforma para la organización de la lucha y enfrentar de manera efectiva los múltiples ataques del gobierno y con total independencia de este. De la misma forma, que permita incorporar dentro de todas las luchas y procesos a la mujer trabajadora, sus necesidades y problemáticas, con una secretaría que funcione realmente para este fin. Así también, la conformación de una secretaría LGBTI que tome la problemática de exclusión, violencia, acoso, persecución y discriminación que viven día a día las compañeras y compañeros de esta población.

Trayectoria

Parte de la trayectoria que esta tendencia empezó a acumular se dio cuando el compañero Greivis González en ese mismo año 2014 y posteriormente en el 2016 Esteban Álvarez, estuvieran en la coordinación de una de las regionales y por ende formando parte del consejo nacional del sindicato. Y durante todos esos años intentaran posicionar todos estos ejes, siendo combativos, haciendo propuestas que regularmente eran opacadas, duramente criticadas y atacadas por la dirigencia en el poder. Pero fue precisamente a través de esto y junto con otros compañeros igualmente combativos y luchadores que se empezó a reconocer a ese grupo como aquellos que siendo oposición colocaban de una u otra forma discusiones importantes que la dirigencia intentaba evadir. Y con trabajo de hormiga desde cada uno de los lugares poco a poco se han ido acercando más compañeros que comparten estos mismos ideales y propuestas.

Del mismo modo, para las elecciones internas del año 2016, la tendencia tuvo su primera experiencia electoral cuando inscribió para el puesto de fiscalía general a Jhonn Vega y para la suplencia de fiscalía general a Carmen Hernández.

Así también, fue un gran logro y avance en la consolidación de la agrupación al inscribir prácticamente toda la papeleta para las elecciones del año 2018, donde se logró obtener un apoyo aproximado del 10% de los votantes.

Por otro lado, producto de la propuesta e insistencia de A Luchar para que se permitiera un espacio de discusión y debate de ideas, democratizando más el proceso y los votantes tuvieran más claridad del programa de cada tendencia, fue que en la elección nacional del 2018 por primera vez se realizó un debate entre los candidatos.

Elecciones del 2021

Este año, en las elecciones nacionales internas, de nuevo se logró inscribir a casi todos los puestos para la Junta directiva para el período 2022 – 2023. Y según los resultados oficiales del Tribunal Electoral de APSE se obtuvo un apoyo aproximado del 14% de los votantes en todo el país. Con enormes victorias como el gane de nuestro compañero Jhonn Vega en el puesto de la vocalía IV con 7310 votos.

Y aunque desde el punto de vista electoral lo que es válido es la suma total de votos a nivel nacional, el hecho de que la compañera María de los Ángeles Umaña quedara en segundo lugar en el puesto de la vicepresidencia y Carolina Martínez en segundo lugar por la vocalía II y el gane en varias regionales de algunos de los otros miembros de la papeleta refleja que el trabajo realizado en todos estos años está dando frutos, pues son compañeras y compañeros reconocidos por ser referentes de lucha, firmes y consecuentes en sus convicciones y defensa de un programa sindical correcto.

Las lecciones aprendidas

Estos resultados electorales demuestran que la dirigencia de la tendencia Honestidad, que ha estado en el poder por aproximadamente unos 20 años, está desgastada y enfrenta una severa crisis, pues al fin y al cabo han llevado a la organización apsina por un camino de derrotas, como la aprobación del Plan Fiscal y la nefasta Ley antihuelgas. Y aunque intentan posicionar estas derrotas con máscara de victoria, los hechos demuestran que el movimiento sindical no ha dado respuestas acertadas ni contundentes ante estos ataques y se continúan aprobando proyectos que han significado un retroceso en las condiciones de vida de los trabajadores del sector público.

Así también, dentro de este análisis cabe reconocer que la tendencia A Luchar ha sido consecuente con su programa político – sindical y no ha relajado o reducido el mismo sólo para calzar con ciertos objetivos electoreros. Y por eso es que estos resultados son satisfactorios y esa diferenciación ha sido un factor importante para que más compañeros (as) encuentren dentro de APSE un espacio para luchar por un sindicato beligerante e independiente del gobierno.