Elecciones

Rebeca Chaves: Puntarenas necesita una salida socialista y revolucionaria

Socialismo Hoy habló con Reina Rebeca Chaves González, candidata a diputada al primer lugar de la provincia de Puntarenas del Partido de los Trabajadores.

Nadie le debe explicar lo que es ser explotada, trabajar extensas jornadas para que su familia pueda procurarse el sustento diario. Como mujer trabajadora también sufre la opresión de esta sociedad capitalista, lucha que abriga de manera permanente.

Para ella, Puntarenas es una provincia con muchas riquezas y recursos, pero también abandonada por los gobiernos burgueses y dominada por los intereses de los grandes empresarios y terratenientes. En los debates y espacios donde se ha presentado como candidata defiende un programa de ruptura con ese modelo entreguista y propone la lucha y organización de la clase trabajadora como el medio fundamental para lograr las transformaciones necesarias para tener condiciones de vida dignas.  A continuación, conoceremos más sobre esta luchadora que hace un llamado a construir una sociedad sin explotación ni opresión, un llamado a organizarse en un partido revolucionario y socialista.

¿Qué nos puede decir de Rebeca Chaves?

Soy Reina Rebeca Chaves González, tengo 37 años soy licenciada en Administración y Gestión del Recurso Humano y Bachiller en Educación Técnica en Recursos Humanos. Soy la cuarta de siete hermanos, soy hija de padres trabajadores, obreros. Mi padre fue guarda de seguridad y mi madre trabajadora de fábrica.

¿Cuál ha sido su experiencia como trabajadora?

Trabajo desde los 16 años, comencé limpiando en casas, recuerdo que limpiaba tres casas por fin de semana y apenas ganaba 18 mil colones. Luego de salir del colegio, entré a trabajar en fábricas, al mismo tiempo que estudiaba. Trabajé vendiendo zapatos, en sodas, limpiando casas, cuidé bebés y otras cosas. Me costó mucho estudiar, porque he tenido que trabajar y estudiar toda mi vida. Por eso duré 15 años en obtener mi título de licenciada.

Hasta que saqué mi diplomado pude trabajar en algo más estable, pero no menos explotado. Trabajé de cajera general en una tienda de electrodomésticos. Luego de eso entré a trabajar al MOPT, donde llevo 11 años. Trabajé 8 años en un puesto de Técnico del Servicio civil 3, en Administración Generalista, en el departamento de Control de Equipo y Maquinaria. Actualmente laboro en la secretaría Ejecutiva del Consejo de Personal del MOPT.

¿Cómo inició su experiencia en las luchas?

Yo inicio luchando en el movimiento estudiantil de la Universidad Técnica Nacional, que fue la universidad donde saqué mi bachillerato universitario. Empezamos a pelear por que se respetaran los derechos de los estudiantes, que en ese entonces eran y siguen siendo muy atropellados.

Nosotros logramos desde Integración que se no se rebajaran las becas, estuvimos dos años en el Consejo Universitario y Consejo de Sede Central, logramos organizar a los estudiantes contra todos los procesos burocráticos y denunciar a nivel de elecciones de rector y decano, que no había una democracia real para la escogencia de los mismos.

De hecho, yo fui una de las seis primeras estudiantes a las que se le abrió proceso disciplinario en la UTN por no hacer lo que el tribunal electoral de la universidad nos pedía. Porque prácticamente era que ellos decían que nos estábamos brincando los estatutos, pero era simplemente porque el rector de ese momento quería perpetuarse en el poder. Nosotros hacíamos una denuncia muy fuerte contra ellos y la forma en como la Universidad manejaba las elecciones tanto del rector como de direcciones de sede. Fue una lucha importante.

Hicimos la primera federación de estudiantes, que la universidad invalidó, porque les pedíamos y luchábamos porque el movimiento estudiantil fuera autónomo y democrático y esas fueron mis primeras luchas. Ahí conocí al Partido de los Trabajadores, que podría decirse que eran sus militantes los que sostenían y lideraban esas luchas. Entré a Militar en el 2011.

Cuando conocí al Partido, conocí que había un partido diferente y empecé con la lucha social. Entré al partido cuando era el MAS, aún no era el Partido de los trabajadores. Luego me fui formando en la organización y lucha de los trabajadores, ingresé al sindicato del MOPT a UNATROPYT, donde fui secretaria de juventud. Ahí di una lucha muy importante cuando se estaban pasando lo recursos de obras públicas a las municipalidades, fui la única integrante de junta directiva de UNATROPYT que se opuso a ese proyecto y organizó a los trabajadores porque había que luchar contra ese proyecto. Esto llevó a que se me levantaran calumnias y al año siguiente me sacaron de la Junta Directiva del Sindicato. Pero a pesar de las maniobras de la burocracia, sigo dando la lucha, hemos comenzado una tendencia dentro del sindicato que se llama Fuerza Roja, porque luchamos y queremos un sindicato combativo y democrático y derrotar a las burocracias sindicales que hoy hay destruido la confianza de los trabajadores a nivel sindical.

He acompañado las luchas de los trabajadores, estuve en la lucha contra el plan fiscal, fui de las pocas trabajadoras del MOPT que acató el llamado a huelga y estuve acompañando la lucha. Fue muy importante, aunque nos hayan derrotado, se pudo demostrar que el método era lo que estaba errado. Se vio como la traición de las burocracias sindicales fue lo que se trajo la lucha abajo. Desde el Partido creíamos que el método de lucha es con los paros y cierres de carreteras, que haya afectación de los grandes empresarios para que las necesidades de los trabajadores sean vistas, escuchadas y atendidas.

¿Cuál es la realidad de Puntarenas?

La realidad es que Puntarenas es una de las provincias más pobres. Como todas las zonas costeras: de las regiones más empobrecidas y más olvidadas por los gobiernos. Esto es porque los recursos, que no son pocos, hablando de la parte turística o la pesca y los recursos del mar; son ejemplos de cómo unos cuantos se dejan la riqueza. Se puede ver en ejemplos de zonas como Quepos o Jacó donde hay más riqueza, que sale de los recursos naturales, que son de todos, pero unos pocos se dejan las ganancias, o como lo son los grandes hoteleros y los dueños de los barcos atuneros que benefician a unos pocos explotando los recursos naturales que pertenecen al pueblo puntarenense.

Las principales problemáticas son la pobreza y el desempleo, es un hecho que los índices de delincuencia son muy altos. En lo que va del año han muerto más de 40 personas por causas vinculadas al narcotráfico, se espera que al final del año sean alrededor de 80 personas. La falta de oportunidades, la pobreza hace que los niños entre 12 y 18 años salgan a delinquir como primera opción, en el centro y alrededores de Puntarenas. Lugares como Isla Chira, Isla Venado y Costa de Pájaros tienen gran pobreza y desempleo son de los lugares más olvidados por los gobiernos de turno. En estos lugares viven de la pesca, la poca ayuda que se recibe no es del gobierno, sino nos cuentan que viven de la caridad de alguna ONG, porque a pesar de que siempre se ofrecen la creación de proyectos por partes de los gobiernos, siguen sin ser realizados y las esperanzas de los lugareños quedan en una Urna de Cartón.

Otro problema es el analfabetismo es muy alto la deserción en las escuelas y colegios es pan de cada día y el analfabetismo digital. La brecha tecnológica se ha dejado de ver con la falta de equipo, la falta de conocimiento de cómo usar el equipo y la mala cobertura a internet. Hay grandes deudas en capacitación de acuicultura, protección de los manglares, avanzar en los derechos de poblaciones indígenas. Está el tema de como el monocultivo deteriora los recursos naturales, de las piñeras a través de PINDECO o los grandes sembradíos de palma en la zona sur; donde la pobreza también es súper alta.

En resumen, la pobreza y el desempleo son los problemas más grandes. A pesar de que se generan empleos, estos no pagan lo suficiente y no son suficientes para todas las personas que necesitan trabajo y así es imposible acabar con la pobreza y mejorar las condiciones de vida de los trabajadores de estos lugares, que terminan los que pueden emigrando a la Gran Área Metropolitana, con la esperanza de vivir mejor dejando su casa y familias para poder subsistir.

¿Qué opciones para mejorar tiene la provincia?

En esta región existen 3 sindicatos de pescadores, dirigidos por el compañero Freddy Rodríguez, que es hoy nuestro segundo lugar a la diputación por esta provincia, orgullosamente militante del Partido de los Trabajadores. Se destaca la lucha y organización de los pescadores de la zona, ha luchado contra la pesca de arrastre, de parte de las comunidades costeras e isleñas que viven de la pesca, contra las grandes industrias atuneras o pesqueras que en general son de capitales extranjeros.

Yo les digo que sólo el pueblo organizado, luchando en la calle va a mejorar las condiciones de vida de la gente del puerto. Porque definitivamente ningún gobierno lo ha hecho ni lo va a hacer. Eso hay que dejarlo muy claro y que nosotros estamos por algo diferente. Que se les cobre a los grandes empresarios, por no pagar la deuda, porque la obra pública regrese a manos del estado. Sólo así se podrá generar más trabajo, estamos por un aumento del 13,8 % a los salarios, estamos por reducir la jornada laboral a seis horas diarias con mismo salario para abrir más puestos de trabajo.

Es necesario un gran plan de obra pública y que se termine el modelo de concesiones que sólo para corrupción ha servido. Recientemente el alcalde de Osa fue encarcelado como parte del escándalo de corrupción llamado caso Diamante. El estado puede garantizar obra pública de calidad, a la vez que garantiza salarios dignos para los trabajadores; cosa que no pasa con la obra en manos privadas.

Hasta que no haya organización comunal y laboral, el pueblo de Puntarenas no podrá sacudirse a estas lacras que lo mantienen en la pobreza.

¿Qué piensa de la concesión de obra pública?

La obra pública en la región está fatal. Las regionales del MOPT están totalmente desmanteladas, los equipos sirven de apaga fuegos cuando hay alguna emergencia, pero en los hechos ya no hay obra pública garantizada por el MOPT, que hoy solo es un ente rector. Por ejemplo 21 equipos que deberían de atender Puntarenas, están postrados en Guanacaste en un proyecto. Entonces no se invierte en obra pública, que hoy es un negocio bien planeado en manos de las Empresas privadas mediante el modelo de concesión de Obra Pública no solo por CONAVI y la mala Administración de las Municipalidades. La Obra Pública debe volver a realizarse por el MOPT, debe eliminarse la concesión de obra pública, que generen empleo y obra pública de calidad, en beneficio de los trabajadores.

La riqueza como lo había dicho antes está en pocas manos, esto se traduce a la concesión de obra pública, donde unos pocos se dejan la riqueza, mientras entregan obras de mala calidad y a punta de chorizos se garantizan seguir teniendo contratos. Esto ocurre mientras el trabajador es explotado, a pesar de trabajar amplias jornadas sigue siendo pobre.

Proyectos de obra pública en la zona pueden fortalecer la educación, la salud y garantizar el acceso a vivienda digna. Como lo he dicho anteriormente esta es la única forma de garantizar oportunidades de trabajo, no solo para la construcción de las obras sino luego para su funcionamiento.

¿Qué piensa de los diputados que actualmente fueron electos en la provincia?

Puntarenas elije apenas 5 diputados en una asamblea de 57. Por más proyectos que planteen para la región, no es suficiente. Pero ese ni siquiera es el caso, tenemos en la asamblea legislativa diputados que han hecho de todo para favorecer intereses individuales y olvidada tienen a la provincia.

Estos diputados del empresariado, así como los actuales candidatos, le mienten al pueblo. Proponen crear aeropuertos o traer zonas francas, hablan de deporte y de cultura, de acabar con el desempleo y la pobreza en la que hoy tienen sumida a la provincia, pero como todos los políticos burgueses, rápido se olvidarán de sus promesas de campaña. Al final como los diputados que tenemos actualmente electos en Puntarenas, terminan pactando con otros partidos para aplicar proyectos que empobrecen al pueblo como lo fue el combo fiscal o como lo pretenden con la ley de empleo público.

Los recursos que vienen del mar, que vienen de la naturaleza de la región, deben estar al servicio de todo el pueblo de Puntarenas y no en las manos de unos pocos empresarios que se han adueñado de todo en los últimos años. Atractivos como Isla Tortuga, Isla Gitana, están en manos privadas y las públicas como Isla San Lucas, están abandonadas. Estos recursos deben de estar en manos del pueblo, a la par de que el pueblo reciba capacitación en su debida gestión.

Puntarenas debe apostar por un cambio radical, con las bases actuales del Estado costarricense no podrá garantizarse lo que el pueblo necesita, es por eso que los trabajadores necesitan de su propio gobierno. Puntarenas necesita una salida socialista y revolucionaria.