Juventud Movimiento

Reforma al Estatuto Orgánico de la UCR genera preocupación en Sedes y Recintos

En agosto próximo, se votará en la UCR una propuesta de reforma al Estatuto Orgánico que ha levantado una importante discusión en distintas sedes y recintos por los cambios estructurales y de gobierno que representaría para el modelo de regionalización.

El principal cambio es la eliminación de la regionalización tal y como es conocida hoy en día: un modelo de expansión universitaria que no solo pretende que la oferta académica esté presente en regiones rurales y semirurales del país, sino, también, contribuir prioritariamente con el desarrollo social de las regiones. Con la propuesta de reforma, ese modelo se eliminaría a favor de uno en que esas sedes universitarias ya no responden prioritariamente a las necesidades e intereses regionales, sino a las del desarrollo “nacional” e “internacional”.

Este cambio, implicaría que las sedes y recintos abandonen su compromiso con el desarrollo regional y que, al quedar sujetas a las necesidades e intereses “nacionales” e “internacionales”, dependan de la definición que hagan de estos entes externos como el Gobierno de la República, la Asamblea Legislativa u organismos internacionales (FMI, Banco Mundial, etc.). En un contexto político en que se priorizan los recortes presupuestarios y la sumisión institucional a las necesidades del “mercado”, este cambio representa una grave amenaza no solo para el modelo actual de regionalización sino, además, para las mismas regiones, que perderían el valioso aporte realizado por las sedes y recintos.

Otros cambios trastocan la autonomía de los recintos. Por ejemplo, la eliminación de la dirección de recinto, que provocaría que cualquier gestión realizada desde algún recinto ya no podrá hacerse directamente entre este y la sede central, sino a través de la sede regional correspondiente; o que los recursos de los recintos provendrían exclusivamente del presupuesto de las sedes regionales, vulnerabilizando aún más la condición presupuestaria de los recintos, siendo que el Consejo de Sedes podría decidir cerrarlos a de falta de recursos.

Estos son algunos de los efectos que más preocupan a muchas de las personas que integran las sedes y recintos. Estas, hacen un llamado a que el conjunto de la comunidad universitaria sea informado sobre los alcances de esta reforma y a que se opongan a una propuesta que antes de solucionar las inequidades entre la sede central y las regionales, más bien las profundiza.