Nacionales

Se condena a 20 años de cárcel al sacerdote Mauricio Víquez

El sacerdote Mauricio Víquez Lizano, quien era muy reconocido por ser vocero de la iglesia católica, fue condenado a 20 años de prisión el miércoles 30 de marzo del año en curso por violar y abusar sexualmente a un niño de 11 años en el 2003.

Josué Alvarado que ahora tiene 30 años, en el 2003 era un niño pobre que para ayudar a su familia servía como monaguillo y ayudante de la parroquia de Patarrá, en Desamparados. Ahí fue cuando Víquez lo abusó sexualmente y lo violó. Luego en el 2018 Alvarado presentó la denuncia tras enterarse de otras tres acusaciones de jóvenes que también habían corrido la misma suerte que él. Sin embargo, a las otras tres víctimas les consideraron prescrita sus denuncias.

El cura al ser denunciado penalmente huyó de Costa Rica y en agosto del 2019 fue detenido en México y en mayo del 2021 fue traído al país.

Además, debido al encubrimiento de las autoridades eclesiásticas, el arzobispo de San José, José Rafael Quirós, enfrenta también un juicio que podrá ser resuelto en próximos días.

Desde el PT repudiamos estos hechos

No es la primera vez que la iglesia católica se ve envuelta en este tipo de escándalos.

Por esa razón desde el Partido de los Trabajadores repudiamos con toda la fuerza este tipo de hechos. Y como parte de las conclusiones que sacamos es la necesidad de que Costa Rica deje de ser un estado confesional y no se imponga una serie de condiciones a todo el país por estas razones, por ejemplo, según el artículo 75 de la Constitución Política se tiene que: – financiar a la Iglesia por medio del Presupuesto General de la República. – Garantizar el mantenimiento de iglesias católicas a través del Ministerio de Cultura. – Financiar centros de educación religiosos desde el Ministerio de Educación Pública. – Permitir donaciones de instituciones estatales descentralizadas. – Exonerar a la Iglesia de impuestos territoriales y otros aranceles.

Por otro lado, cuando hay procesos de lucha social, la iglesia siempre juega un papel desmovilizador al interceder entre las partes, pese a su tendencia de favorecer al gobierno para que este le continúe garantizado todos los privilegios ya mencionados.

Así también, toma partido en temas como la posibilidad que las mujeres decidan sobre su propio cuerpo y por ende en contra del aborto, así también que los niños y jóvenes tengan una educación sexual de calidad.

Por eso repudiamos cualquier tipo de violencia y abuso perpetuado por la Iglesia. Rechazamos la intromisión del clero en asuntos políticos y apelamos por un estado laico ya.