Centroamérica

Honduras: ¡Unidad y movilización por la salida del dictador JOH!

Por: Helena Pataky

La situación en Honduras ha trascendido de una lucha por la salud y la educación a una lucha por tirar al dictador Juan Orlando Hernández.

El pueblo hondureño viene desarrollando una de las
mayores luchas desde el golpe de Estado hace 10 años (golpe orquestado al
entonces presidente Manuel Zelaya). A dos meses de haberse levantado contra la
privatización de la educación y la salud conformando la plataforma de defensa,
los hondureños desarrollan lucha callejera en cada colonia, municipio y
departamento, así como centros educativos de universidad y secundaria.
Prácticamente el país entero ha salido a combatir los ataques neoliberales del
gobierno, pero además sumando la consigna del ¡Fuera JOH!

Como decíamos en la edición anterior, en el mes de
abril se logró detener algunos de los decretos que impulsaba JOH por la
privatización de la educación y la salud, sin embargo, la lucha no podía parar,
básicamente porque el gobierno no ha accedido a cancelar los planes que de
conjunto tiene con el FMI de despidos masivos a cambio de préstamos que ya fueron
efectuados. Planes que no dejan de ser similares para toda la región
centroamericana.

Ante el avance de los planes del imperialismo, el
pueblo hondureño ha trascendido en sus consignas, sobrepasando por la base a la
dirección de la plataforma, que sostiene una lucha meramente gremial, y que no
se plantea la caída del gobierno. Hoy en las calles de todo el país se pide la
caída de JOH que además a nivel internacional es investigado por narcotráfico,
y al que la misma burguesía hondureña le ha dado la espalda.

Y es que para la exigencia de la caída de JOH se han
sumado otros sectores en el último mes, entre ellos el sector de transportistas
quienes han realizado paros a nivel nacional, causando desabastecimiento de
combustible en muchas zonas, además el movimiento estudiantil ha sido
protagonista de tomas de carreteras y barricadas junto al pueblo, y un sector
importante de las FFAA (Los Cobras) desarrollaron una huelga alegando que no
reprimirían más al pueblo por orden de un gobierno dictatorial que los mantiene
en pésimas condiciones. Es gracias a la suma de todos estos elementos que la
lucha contra JOH tomó bastante fuerza en las últimas semanas.

Ante esto, el gobierno ha respondido con mucha
represión y persecución. El pasado 25 de junio, la policía militar entró
disparando a bala viva a la UNAH hiriendo al menos a 8 universitarios, además,
se han intensificado los asesinatos durante manifestaciones o las
desapariciones a figuras del movimiento social, de derechos humanos o a
militantes de partidos de izquierda.

Ante todo el panorama de lucha, en Honduras se vive
una fuerte crisis de dirección revolucionaria. La insurrección espontánea del
pueblo, aunque plantea una salida inmediata del dictador, carece de una
conducción revolucionaria que guíe el proceso. El papel del partido LIBRE es de
una traición enorme al pueblo. Hoy Mel Zelaya y los diputados de LIBRE les
interesa más defender sus puestos en el Congreso Nacional, teniendo una actitud
contrarrevolucionaria al proceso abierto en las calles.

Por otro lado, la plataforma, con su composición de
clase media, no se postula como una dirección revolucionaria. Defiende los
intereses de los sectores que la conforman y mantienen una política de
exclusión a partidos que se reivindican socialistas o a cualquier sector que
intente radicalizar el programa gremial. Así mismo, las dirigencias
magisteriales, han sido denunciadas como traidoras de la lucha y cada vez más
están deslegitimadas para conducir la lucha.

Desde el Partido Socialista de los Trabajadores,
sección de la Liga Internacional de los Trabajadores, se plantea la necesidad
de una segunda asamblea de la plataforma, que aglutine muchos sectores y que radicalice
el programa por la caída de la dictadura, llamando a una huelga general hasta
derrotar a JOH y a todos los planes del FMI, incluido el cese inmediato del
pago de la deuda externa. Todo este proceso con la más amplia democracia
interna, con independencia de clase y un programa unitario.  

A nivel internacional desde el PT y la LIT hacemos un
llamado a rodear de solidaridad al pueblo hondureño, y le exigimos a Carlos
Alvarado la ruptura inmediata de las relaciones con el gobierno del dictador
Juan Orlando Hernández.

¡Por un programa y plan de lucha
unitario contra la dictadura!

¡Fuera JOH!

¡Libertad a los presos políticos!

¡Por el cese inmediato a la
represión!

¡No al pago de la deuda, ni a los
planes del FMI!