Revista

Opinión: Ni Carlos ni Fabricio, ¡yo lucho y me organizo!

Por: Loly Abarca

San José, 31 mar (SocialismoHoy.com) – Hace unos días una profesora de la universidad me preguntó que por quién creía yo que iban a votar en segunda ronda las personas que en primera votaron por el Partido de los Trabajadores (PT). Se sorprendió cuando lo dije que estaba dividido, que una parte iba por el PAC y que otra votaría por PRN. Para ella en ese momento la opción lógica era el PAC, por ser más progresiva en cuanto a los derechos humanos que en el PT defendemos.

La profe se sorprendió  de mi respuesta, pero creo que no es del todo inesperado. A ella y a muchos más quiero explicarles mi forma de pensar:

Para muchas personas (me incluyo) es claro por qué no hay que votar por Fabricio Alvarado: con un discurso abiertamente homofóbico ha logrado unir al ala más conservadora del país. Anda diciendo a los 4 vientos que la “ideología de género” es el mayor mal de nuestra sociedad (dato curioso: hoy aprendí que en Europa se usa la “ideología de género” para legitimar también el discurso xenofóbico e islamofóbico[1]).

Ese es el argumento que he escuchado más seguido en su contra. En eso estamos de acuerdo: ¡tenemos que combatir su LGBTI-fobia!

(Por cierto, conozco personas que piensan votar por Fabricio pero que no es por su discurso homofóbico centralmente, me parece importante que entendamos las distintas realidades de sus votantes.)

Los otros argumentos que he escuchado, a mi parecer, no tienen tanto peso. Que alguien no hable inglés o que no haya terminado la universidad no deberían ser determinantes, además de que es obviar la realidad de nuestro país. En el 2014 sólo el 15% de las personas entre 18 y 35 años hablaban inglés, mientras que datos del 2015 reflejan que sólo el 11% de los jóvenes habían terminado los estudios universitarios.

Pero antes de que digan que hago una apología a la mediocridad, quiero aclarar que ese no es mi punto. Como yo lo veo, ni Fabricio ni sus partidarios deberían ser descalificados por no haber concluido sus estudios (aunque Fabricio tuvo la oportunidad y no la aprovechó), sino por no tener ninguna experiencia de organización política junto a la clase que ahora busca gobernar. Algunos de los líderes políticos de nuestro partido no han tenido ni siquiera la oportunidad de terminar el colegio, pero son de los que tienen más claridad política han dedicado su vida a luchar contra las peores formas de opresión y explotación.

Y luego, yo tengo otros argumentos para no votar por Fabricio que no han calado tanto en la conversación electoral. Por ejemplo, que Fabricio y su partido tienen claros vínculos con los grandes intereses empresariales del país: se les puede  ligar a terratenientes y empresarios dueños de medios de comunicación cristianos. Además, que pretende recortar la inversión social y destinar aún más recursos del pueblo al pago de la deuda externa, pasar de un impuesto de ventas a uno sobre el valor agregado, recortar los derechos laborales de los trabajadores del sector público, prohibir la FIV por inmoral y más.

Lea más: La política de Restauración Nacional ha sido una política contra los trabajadores y los oprimidos

Pero resulta que por ese temor (justificado) que tienen por Fabricio, muchas personas han perdonado los pecados del PAC y por eso les cuesta entender por qué nos posicionamos tan fuerte en contra del PAC y Carlos.

Tengo muchas razones para no querer votar por el PAC. Voy a citar apenas algunas: el PAC congeló o recortó la mayoría de partidas presupuestarias para aumentar el pago de la deuda externa; intentó y sigue intentando convertir el impuesto de ventas en uno sobre el valor agregado, lo que encarecería el costo de la vida de la clase trabajadora; recortó unilateralmente decenas de convenciones colectivas (con Carlos a la cabeza del Ministerio de Trabajo); se posiciona cada vez más del lado conservador en temas como aborto, religión, y las guías de sexualidad y afectividad; recargó la crisis fiscal sobre el pueblo trabajador; no avanzó en derechos de la mujer y más. Al propio Carlos le puedo reclamar que cuando encabezó el IMAS incumplió derechos laborales y fue acusado por persecución laboral[2], mientras que en el Ministerio de Trabajo se caracterizó por defender los intereses de los patrones antes que los de los trabajadores más vulnerables.

Lea más: Mujeres en la ronda electoral: Entre la promesa y el desencanto

Pero quiero entrar a lo que veo más grave y que más presión mete en el debate: muchas personas nos han acusado de que no nos importan los derechos humanos y que por eso no apoyamos a Carlos. Muy lejos de eso, nos importan mucho los derechos humanos. Pero aquí es donde tengo que hacer una diferencia importante: creo que hay que defender todos los derechos humanos.

Sí, como mujer y persona LGBTI me he sentido personalmente atacada en esta campaña electoral. Hay días que tengo miedo de lo que alguna persona intolerante podría llegar a hacerme a mí o a mis seres queridos, en general el miedo en nuestra comunidad ha aumentado. ¿Por qué digo esto? Porque a mí y a mis camaradas nos han acusado de ser personas privilegiadas y alienadas, sólo hombres cisgénero, blancos y del Valle Central y que hablamos desde una posición muy cómoda porque nada de esto nos afecta directamente. Nada más alejado de la verdad.

Sin embargo hay algo a lo que no le puedo hacer la vista gorda: sé que la población sexualmente diversa no es la única oprimida y sobreexplotada. No puedo luchar sólo por mis derechos.

En menos de un mes se empezará a cobrar una multa de 100 dólares por cada mes que un migrante haya permanecido irregular en el país. Cuando un grupo de costarricenses y extranjeros decidió (justa y pacíficamente) protestar contra un patrón que le roba la cuota de la CCSS, no le paga aguinaldo u horas extras y lo expone a condiciones laborales peligrosas, el gobierno del PAC respondió enviando a policías antimotines y de migración. Prefirió deportar ilegalmente[3] a decenas de trabajadores en lugar de hacer cumplir el Código de Trabajo.

El gobierno saliente también se caracterizó por reprimir a otros grupos que luchan. Hubo enfrentamientos entre la Fuerza Pública e indígenas recuperadores de tierras. Una comunidad en Sardinal fue violentamente reprimida por protestar por uno de los derechos humanos más básicos: el derecho al agua. En este gobierno se recortó el presupuesto del PANI[4] y también se mantuvo estancado el presupuesto destinado a educación pública. Hace apenas unas semanas se criminalizó a quienes ejercían su derecho a la protesta y exigían a través del grafiti medidas para combatir los femicidios. ¿Cómo pedirle a esas personas que voten por Carlos porque él “sí respeta” los derechos humanos?

Y para poner la cereza en el pastel, creo que es precisamente por la actitud del gobierno del PAC que estamos en este momento sumidos en una discusión sobre el Matrimonio Igualitario. Un gobierno que sea realmente progresivo no esperaría hasta que haya pasado la mitad de su periodo para empezar a hablar del tema; no hubiera tirado el churuco a la Corte IDH sino que hubiera sido contundente con campañas, cambios normativos, proyectos de ley o decretos ejecutivos. Pero ni eso intentaron y su bancada legislativa prefirió negociar con los llamados “partidos cristianos” para obtener la presidencia de la Asamblea a cambio de no avanzar en los derechos de la población sexualmente diversa.[5] Creo (y creemos) que es culpa de la tibieza del PAC y las organizaciones que confiaron en él que ahora uno de los temas que decidirán las elecciones sea los derechos de las personas LGBTI.

Son muchos los que me han reclamado por aparentemente no apoyar a las personas LGBTI ante el aumento del fascismo o la posibilidad de que se instaure una teocracia (que por cierto, Fabricio ni representa el fascismo ni plantea una teocracia). Pero tengo dos cosas muy claras: 1) no es en este sistema que acabaremos con la opresión y el odio hacia las personas LGBTI y 2) si quiero combatir la LGBTI-fobia debo combatir al mismo tiempo el machismo, la xenofobia, el racismo y todas las opresiones. Si no, nuestra lucha no sería consecuente. Y precisamente por esto es que no tampoco puedo apoyar a un gobierno del PAC y de Carlos Alvarado.

Y entonces ahí viene la pregunta: ¿cuál es el mal menor? Para el Partido de los Trabajadores no hay ninguno. Creemos que no debemos votar por el PRN y que no hay nada sustancialmente más progresivo en el PAC. Ambos son partidos burgueses, con programas burgueses y que gobernarán únicamente para los que ya son ricos y poderosos. Por eso llamamos a votar nulo y a preparar la lucha contra cualquiera que sea el nuevo gobierno.

Lea más: En segunda ronda llamamos a votar nulo y fortalecer las luchas

El voto nulo no es lo mismo que desperdiciar el voto, como algunas personas creen. Si miles y miles de personas votaran nulo nos enfrentaríamos a una crisis de legitimidad del gobierno. Es en parte a eso lo que aspiramos, queremos mandar un mensaje al próximo gobierno de que desde el principio estará debilitado y no le será tan sencillo pasar los nuevos ataques que quiere. Una de las razones por las que el PAC logró avanzar tanto en los ataques que el mismo bipartidismo no pudo fue por el voto histórico de más de 1 millón 300 mil personas.

Para terminar, quiero responder a otra de las críticas a las que nos hemos enfrentado en las últimas semanas. “No creen en la democracia”, nos acusan. En parte es cierto. Creemos en la democracia, sí, y esa ha sido una de las batallas más fuertes que hemos dado (como traer de nuevo la democracia al Movimiento Estudiantil de la UCR o a sindicatos como APSE y ANEP, lo que les ha costado denuncias y juicios a mis camaradas).

Pero no creemos en este sistema “democrático”. Su método de financiamiento sólo trae más corrupción (por un lado el PAC está condenado por estafar al TSE y por el otro ayer se descubrió que Fabricio, personas de la cúpula del PRN y sus familiares cobraron millones de colones a la propia campaña, por lo que ya sacaron provecho sin importar el resultado de mañana). El sistema está amañado para perpetuar que solo los empresarios y sus aliados tengan oportunidad de llegar a los puestos de representación.

Y, finalmente, no creo que con un voto cada cuatro años yo tenga realmente el poder de incidir en mi (nuestro) futuro. Esa forma de pensar lo único que hace es mantener al pueblo tranquilo y confiando en las instituciones que lo atacan sistemáticamente.

Esa es la otra razón por la cual creo que votar nulo es la mejor opción para mí y para la clase trabajadora (y las mujeres, los migrantes, las personas LGBTI y las otras minorías que la componemos). No debemos legitimar a ninguno de los dos verdugos, que veremos dentro de poco tiempo unidos contra nosotros y aprovechando la división que ellos mismos propiciaron. Votar nulo no es lo mismo que tener una posición neutral.

Sé que es tarde y que quedan menos de 10 horas para que abran las urnas. Pero quiero hacer pública mi posición para ojalá convencer a algunas personas y también para que dentro de algunos meses o años, con los ataques que definitivamente nos hará el próximo gobierno, podamos recordar cuáles eran las posiciones del PT.

Mientras tanto, mis compañeros y yo combatiremos en las calles el IVA y  los ataques del gobierno que quede electo mañana. Y hacemos un llamado a todos los que tienen miedo o los que honestamente quieren combatir el odio y el fanatismo a que se sumen a nuestras filas y a que organicemos juntos la lucha.

Porque los derechos se conquistan en la calle, no en una urna de cartón.

Ni Carlos ni Fabricio, ¡yo lucho y me organizo!

¡Viva el PT!


[1] https://www.theguardian.com/global-development/2018/mar/30/gender-ideology-big-bogus-and-coming-to-a-fear-campaign-near-you?CMP=fb_newsbot

[2] https://socialismohoy.com/carlos-alvarado-pasa-al-mtss-dejando-un-imas-hundido-en-violaciones-de-derechos-laborales/

[3] https://socialismohoy.com/fuerza-publica-defiende-violaciones-a-la-ley-laboral-y-deportara-a-trabajadores-sindicalizados-en-pinera-la-nenita/

[4] https://www.nacion.com/el-pais/politica/diputados-recortan-c-47-800-millones-al-pani-para-darselos-a-seguridad/CGKUAI32WFEELNNINRQIH5JTGA/story/

[5] http://www.crhoy.com/archivo/en-una-negociacion-tortuosa-pac-alcanza-la-presidencia-del-directorio-legislativo-w8m4x/nacionales/